Intelecto Opuesto

Ordenamiento territorial

La realidad hidalguense de estar más cerca que nunca al Estado de México y el Distrito Federal coloca a las autoridades de los gobiernos de la zona metropolitana del Valle de México ante la disyuntiva (porque no creo que sea algo plácido estar compartiendo bienes y servicios, así como presupuestos) de generar las políticas necesarias para el ordenamiento territorial, hoy más que nunca necesario.

De acuerdo con el “Plan Maestro para el desarrollo metropolitano del Valle de Tizayuca”, elaborado por el gobierno del estado de Hidalgo en 2011, Tizayuca y Pachuca están integrados en un corredor territorial que integra a 10 municipios hidalguenses, con la zona noreste del Valle de México.

La mayor influencia metropolitana comprende el total territorial de los cinco municipios (Tizayuca, Tolcayuca, Villa de Tezontepec, Zapotlán de Juárez y Zempoala) con una superficie aproximada de 783.8 km2.

En 2005 residían 122 mil 868 habitantes y en 2010 se registraron 179 mil 514, lo que resulta en una tasa anual de 3.06, bastante superior a la observada en el estado o en el país en el mismo periodo.

Entre Hidalgo, Estado de México y DF, se encuentra la segunda zona metropolitana más grande del mundo que con sus 19 millones de  habitantes y 75 unidades administrativas, precede a la zona metropolitana de Tokio-Yokohama.

En menos de un mes, el gobernador Francisco Olvera ha estado inmerso en los foros temáticos de  la Secretaría de Desarrollo Urbano y Ordenamiento Territorial del gobierno federal, en donde ha fijado la postura del estado: generar los mecanismos que den certeza a una planeación sustentable para la vivienda y sobre todo, abrir el estado a inversionistas y fraccionadores que cumplan con dichas expectativas para la vida metropolitana entre los tres estados de la zona centro.

Según los datos estatales, la Tizayuca, al sur del estado, ha experimentado un proceso de crecimiento urbano acelerado, reflejo a su vez de paralelos crecimientos de población y de ocupación del territorio.

Ante ello, el gobernador recordó apenas en esta semana que la planeación es fundamental, ya que por ejemplo en Hidalgo la mayoría de los habitantes han elegido vivir mayoritariamente en las comunidades.

Sin embargo, el crecimiento de la zona de Tizayuca y su colindancia con el Edomex es de gran interés. En 20 años ha pasado de 78 mil 374 habitantes a 179 mil 514, un incremento de 101 mil 140  personas. En los últimos 5 años se incrementó un 31.32 % pues pasó de 123 mil 287 (2005) a las mencionadas 179 mil, siendo Tizayuca la que más cantidad ha aportado al total de habitantes seguida de Zempoala. Es un reto, ahora que los planes se han volcado de nuevo a la zona colindante con la entrada a la capital del país, que se tenga un plan estructurado y ordenado para poder mostrar a Hidalgo como la puerta a la Ciudad de México y no como una salida de emergencia.

 http://twitter.com/laloflu