Intelecto Opuesto

Oposición a la medida

La inclusión de los otrora líderes partidistas nacionales de los últimos años como candidatos plurinominales para el Cámara de Diputados del Congreso federal, encabezando las listas de sus propios partidos, muestra una de las últimas cartas fuertes que en materia de política interna lanzó Enrique Peña Nieto.

La herencia del Pacto por México -a quien más de uno dábamos por enterrado- no es sino la garantía de contar con políticos de oposición que saben coexistir y gravitar en torno al gran poder.

Exiliados por sus propios militantes, ahora son rescatados de las propias cenizas gubernamentales para conformar una oposición legislativa a la altura, pero de los planes peñistas para 2018. Los mismos que comenzaron el actual sexenio anunciando que apoyarían al gobierno del país en su esfuerzo por sacar las reformas estructurales. Ahora se entiende de porque no fue incluido Marcelo Ebrard en el PRD nacional o René Bejarano, o Margarita Zavala en el PAN o la misma Xóchitl Gálvez.

Transitar de la forma más tranquila rumbo a la elección presidencial dependerá en gran medida de lo que pase en San Lázaro en los siguientes años. Por ello, un buen plan fue en desactivar de inicio a quienes pudieran ser una oposición incómoda para los debates y pronunciamientos de cara a elecciones en 2016 (Hidalgo, el estado del secretario de Gobernación), 2017 (Edomex, el estado del Presidente) y 2018 para la gran apuesta de continuidad que pretende el gobierno de Peña y el propio PRI.

Por mientras y a meses de las elecciones intermedias del sexenio, el mandatario nacional como en antaño ya decidió y ganó antes de tiempo. Va quitando cualquier indicio de enemigos políticos y personaje agrestes que puedan interponerse en lo que esperan sea el periodo de consolidación de las reformas estructurales.

Sin jóvenes activistas, sin viejos lobos de la política enfrente y sin antiguos opositores que han brincado de un partido a otro, el PRI se alista para mantener no solo la mayoría legislativa sino la sartén por el mango en cuanto a las negociaciones y agenda de temas para los siguientes tres años.

Ahora solo resta saber si en efecto comandará al PRI desde el Congreso uno de los brazos fuertes del Presidente Peña Nieto que de acuerdo con las previsiones de los principales consultores y analistas podría ser desde el propio Miguel Osorio Chong o bien Alfredo del Mazo Maza, quien también se perfila a la gubernatura del Estado de México y a quien ya le colocaron una bancada fuerte de candidatos como los presidentes municipales con licencia de la entidad mexiquense y que desde luego respaldarán al ex titular de Banobras.

Las opciones de la oposición política en México son pocas y cada vez menos visibles de cara a las competencias electores que se sostendrán en años venideros por lo que de no contender con buenos perfiles y que garanticen una real contra propuesta a lo que ofrece el gobierno federal, seguirán siendo como hasta ahora una oposición hecha a la medida. 

eduardogonzalez.lopez@milenio.com

http://twitter.com/laloflu