Intelecto Opuesto

Omar Fayad, gobernador electo

El tiempo de la elección culminó ayer en las instalaciones del Instituto Estatal Electoral con la entrega de la constancia de mayoría a gobernador para Omar Fayad Meneses, quien después de un largo tiempo de espera y postulaciones será el siguiente mandatario en la historia hidalguense para el sexenio 2016-2022.

Fayad lleva más de 20 años en la política, quizá muchos más de los que podamos contarle, por lo que no es ningún improvisado ni mucho menos; ha ocupado espacios en prácticamente todos los niveles y órdenes de gobierno, y pertenece a esta última generación que atestiguó la transición del poder federal en 2000, la época de oposición por más de una década y el regreso del PRI a Los Pinos.

Conocí su trabajo político precisamente desde inicios del siglo cuando llegó a San Lázaro acompañado de David Penchyna y compañeros de aquella Legislatura que ya ni figuran, muchos de ellos, en la política ni del estado ni en el plano nacional. Incluso, con ellos comenzó a resaltar tras una buena presidencia de partido en Acción Nacional el entonces diputado Felipe Calderón Hinojosa.

Fayad después se integró al gobierno de Manuel Ángel Núñez Soto como secretario de Agricultura –ya había sido secretario de Educación con Jesús Murillo Karam-, y de ahí fue postulado en 2005 para la presidencia municipal de Pachuca, misma que obtuvo en elección en 2006 y que gobernó hasta 2009 cuando fue nuevamente lanzado por su partido para el Congreso federal, ahora como diputado por la Huasteca, en donde comenzaba ya un trabajo fuerte e importante de reconocimiento territorial y apoyo en comunidades y municipios.

Fayad en 2009 ya era un serio aspirante a gobernador. Sin embargo el tiempo y las circunstancias políticas lo fueron relegando y dejando pasar a otros personajes a los que tuvo que sumarse e incluso asumir como responsabilidad. Caso concreto, cuando busca la gubernatura en 2010 lo hacen coordinador de la campaña del aún mandatario Francisco Olvera Ruiz donde tuvo que compartir luminarias sin recibir crédito alguno. En respuesta le fue dada la dirigencia estatal de su partido que combinó con labores parlamentarias hasta que se lanzó por el Senado con su compañero de fórmula y compañero desde los dos miles, David Penchyna Grub en 2012.

Tres años después Fayad volvió a disputar la candidatura para gobernador de Hidalgo en medio de un panorama en donde parecía el menos favorecido debido a que había grupos de trabajos en los que públicamente, al menos, no se le veía. Sin embargo se hizo de la candidatura extendiendo el proceso de selección a su favor hasta las últimas noches y madrugadas de reuniones políticas entre actores estatales y federales. Omar se impuso solo y a su estilo. Llegó a una candidatura en solitario, hizo campaña siendo su propio jefe, ganó la elección en las mismas condiciones. Ahora es gobernador electo y se le ve rodeado de medio mundo.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com