Intelecto Opuesto

Observadores electorales

Para dar certeza y legalidad a lo que será la primera gran prueba del Instituto Nacional Electoral en todo el país, se busca blindar por todos lados la posibilidad de poner en tela de juicio el presunto acierto de haber desaparecido el desacreditado IFE, y cambiarlo por el tampoco acreditado pero al menos no vapuleado INE, aún.

Para ello se están dando opciones que van desde las candidaturas ciudadanas, la participación sin partidos políticos, la posibilidad de las organizaciones de la sociedad civil de inmiscuirse hasta las narices del proceso, para que a final de cuentan no existan elementos que den por mala la organización democrática de este nuevo ente rector de las votaciones en México.

Dentro de las herramientas que heredaron del viejo sistema electoral, permanece la figura de los observadores que aunque no han sido del todo influyentes en los procesos de sufragios en la nación, al menos dan una apariencia de apertura y participación, sobre todo por tratarse de ciudadanos interesados en velar por la legalidad de una elección, o por organizaciones que a eso se dedican.

De acuerdo a datos del propio INE, con corte al 16 de abril, los consejos de las 32 entidades federativas han acreditado a un total de tres mil 624 posibles observadores para este 7 de junio; en Hidalgo, José Luis Ashane Bulos, vocal ejecutivo de la Junta Local del Instituto Nacional Electoral, adelantó que serán aproximadamente 50 observadores electorales los que vigilarán el proceso en el estado.

Si usted se pregunta si son muchos o pocos le paso algunas cifras: las entidades con mayores acreditaciones aprobadas para tener observadores electorales hasta el momento son Chiapas con mil 423; Veracruz, 363; Distrito Federal, 245; Baja California Sur, 211 y Puebla, 168.

Ahora, dirá usted que con los 50 que tendremos en Hidalgo es más que suficiente. Pues déjeme adelantarle que se instalarán en el estado 3 mil 562 casillas para los 7 distritos.

Ahora, si cree que con 50 personas o 50 representantes de organizaciones, que a su vez pueden llevar a uno o dos consigo, pueden cubrir a cabalidad las más de 3 mil instalaciones donde habrá urnas para reportar que todo estuvo bajo control y que hay fe y legalidad de lo allí ocurrido, pues lo felicito. Usted tendrá un 7 de junio placentero, lleno de dicha y felicidad y el resultado seguramente lo dejará más que satisfecho.

De no ser así, le sugiero que pueda abonar a las labores de promoción del voto que el propio INE organiza para evitar que al menos el abstencionismo sea el gran vencedor de la contienda. Y es que, en la actualidad, tanto a partidos como a las propias autoridades les da pavor que tanto esfuerzo y gasto se pierda a razón de que voten, como es costumbre, el 20 o 30 por ciento del padrón con que se cuenta.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com

http://twitter.com/laloflu