Intelecto Opuesto

Nuevos municipios en la Cruzada

A principios de mes se informó que los municipios de Hidalgo que serán atendidos por la Cruzada Nacional contra el Hambre del gobierno federal pasaron de 5 a 13.

De acuerdo con la dependencia, las zonas fueron seleccionadas de acuerdo a cuatro criterios del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) como lo son: número de personas en pobreza extrema; porcentaje de personas en extrema pobreza; número de personas en extrema pobreza con carencia alimentaria y porcentaje de personas en extrema pobreza con carencia alimentaria.

A inicios del programa, hace un año, únicamente fueron incluidos en el programa de asistencia federal la zona de la Huasteca y la Sierra Otomí-Tepehua con: Huejutla, Yahualica, Xochiatipan, San Bartolo Tutotepec y Huehuetla.

Una vez analizado los indicadores, se determinó que para este año, debían ser beneficiados Pachuca, Tulancingo, Tula, Acaxochitlán, Calnali, Cuautepec de Hinojosa, Huautla, Huazalingo, Ixmiquilpan, Cardonal, Pisaflores, San Felipe Orizatlán y Tlanchinol.

Una vez revelados los municipios, se cuestionó a las autoridades estatales y municipales sobre la aparición en los listados de ciudades como la capital del estado y los municipios más importantes por su capacidad demográfica y por ser sedes de compañías y empresas, así como de alguna industria.

El gobernador Francisco Olvera señaló que al no tener injerencia en la selección de municipios para la Cruzada de la Sedesol, no pueden achacarle a su administración el que el programa persigue otros fines, como el político o electoral, para la aplicación de recursos sociales.

Podemos creer, efectivamente, que no existe injerencia estatal en la designación de municipios para la Cruzada contra el Hambre, aunque resulta peor el quedarse con esta afirmación. ¿Por qué? por el hecho de que se está aceptando que la pobreza y marginación está presente en las zonas urbanas más que nunca; que no se ha podido fortalecer la planeación del desarrollo urbano de forma ordenada y con la capacidad necesaria para brindar la atención y calidad de vida a los ciudadanos.

Es un hecho al aceptar que sí, se requiere la Cruzada en zonas como Pachuca, Tula y Tulancingo, que poco se ha alcanzado en materia de desarrollo social y basta con darse una vuelta por las colonias populares, asentamientos irregulares y cinturones urbanos que rodean a los municipios para entender por qué se tomó la determinación.

La aplicación de recursos para apoyos asistenciales debe ser más que una bandera de posicionamiento gubernamental, debe ser el punto de partida para una nueva forma de aplicar las políticas públicas, como dicen, al servicio de la gente.

http://twitter.com/laloflu