Intelecto Opuesto

Nuevos caminos para Pemex en Tula

Dentro de la planeación nacional de proyectos tras la aprobación de las reformas estructurales se contempla a Hidalgo en lo concerniente a Petróleos Mexicanos y el proyecto de la refinería Bicentenario en Tula.

Aún vigente, el plan sigue su marcha conforma al cronograma de la obra que originalmente se estableció desde el sexenio de Felipe Calderón y en los dos últimos años con Enrique Peña Nieto.

Sin embargo, las determinaciones legislativas para abrir nuestro país a la inversión privada en el sector energético y el impulso a la competitividad con mercados internacionales desde nuestro territorio, son los factores que, al parecer, hicieron cambiar de opinión al actual gobierno.

Y es que, una nueva refinería con inversión pública, programada para este proyecto de 149 mil 500 millones de pesos, no es viable en los nuevos planes de Peña Nieto, Pemex y la reforma energética.

El plan original para la segunda planta de refinación en Hidalgo preveía su entrada en operación en 2015; sin embargo, de acuerdo a los últimos informes de la paraestatal, será cinco años más tarde cuando se pensó que daría inicio el complejo en el que actualmente se realizan trabajos de ingenierías, después de que fue construida la barda perimetral y una celda para la disposición de desechos sólidos urbanos. Desde 2013 no se realizan más acciones en el polígono de 700 hectáreas que donó el gobierno de Hidalgo a la federación.

Al respecto, en entrevista para MILENIO y previo a su cuarto informe de gobierno, el gobernador Francisco Olvera Ruiz informó que en breve Pemex dará a conocer un proyecto detonador en el mismo punto en donde se planeó la Bicentenario, un proyecto que privilegiará el consumo de gas y evidentemente su generación.

Es decir, lo adelantado por el mandatario y el contexto de la reforma energética nos detallan que al no haber interés de participar más en la inversión pública del petróleo, las fuentes alternativas se convertirán en el principal activo de Pemex y el país.

Según datos oficiales, la producción de petróleo crudo de Pemex se ubicará en 2 millones 400 mil barriles por día y la de gas natural en 5 mil 700 millones de pies cúbicos diarios, según la meta de producción aprobada por el Consejo de Administración para integrar el anteproyecto de presupuesto 2015.

Esto coincide con la estimación de lo que podría ser el proyecto para Tula, en lugar de la refinería. Hidalgo, podría ser la base de la planta para la producción del gas natural. En pocas palabras, no más refinación de petróleo, sino generación de gas.

Aún no se sabe que pasará en Tula con los proyectos de Pemex y lo único claro es que la intención del gobierno federal es y será compensar en algo al estado luego de haber dejado de lado los proyectos del aeropuerto y la propia refinería.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com

http://twitter.com/laloflu