Intelecto Opuesto

Mujeres, violencia y discriminación

Las sociedades encaminadas a una nueva discusión sobre la situación de la mujer hablan mucho y hacen poco. El más claro ejemplo es México, cuando se habla cada año sobre la violencia de género y discriminación de la mujer. Siempre, el discurso es el mismo. Muchos deseos y buena disposición pero acciones lentas, poca legislación y sanciones que se retrasan (caso Tepehuacán de Guerrero) para la verdadera aplicación de la justicia en las mujeres.

En Hidalgo, una cuarta parte de las mujeres encuestadas por el Instituto Hidalguense de la Mujer en 2008 dijeron haber sufrido golpes o insultos durante la infancia. Las madres eran las que ejercían este tipo de violencia con más frecuencia, según se tiene registrado en el “Diagnóstico de la situación de las mujeres en el estado de Hidalgo”, un trabajo del INM, FLACSO y Gobierno Federal junto con el estado.

Según la estadística, la violencia es un círculo vicioso que tiende a engendrar más violencia, por lo que muchas mujeres que son violentadas se convierten en violentadoras, en la mayoría de los casos de sus hijas e hijos, porque son ellos sobre los que estas mujeres detentan poder.

Apenas el sábado en el marco del Día Internacional contra la violencia hacia la mujer, la directora del Instituto Hidalguense de las Mujeres, Erika Rodríguez Hernández, dijo que Hidalgo es el quinto lugar en violencia hacia la mujer, por lo que desde la administración estatal tienen campañas constantes de concientización para servidores públicos y población en general.

Comentó que según el INEGI, en Hidalgo, 32 por ciento de las mujeres mayores de 15 años que han tenido pareja dicen haber sufrido al menos una vez una situación de violencia muy grave. La cifra es de la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares ENDIREH-2011.

A nivel federal, donde se han investigado asuntos más puntuales como la discriminación hacia la mujer en el ámbito laboral, el Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública de la Cámara de Diputados (CESOP), reveló estos días que tres de cada diez mujeres han sufrido algún tipo de violencia o discriminación en su centro de trabajo.

Entre algunos de los principales hallazgos del CESOP que confirman este escenario de discriminación, se puede mencionar que el 55% de los hombres está de acuerdo en que cuando hay pocos trabajos se debe dar prioridad a los varones, mientras que el 50% de las mujeres coincide con esta postura.

El estudio concluye que la desigualdad e inequidad contra las mujeres ocurre también en las dimensiones política, social y cultural. Además, destaca la necesidad de continuar y profundizar en estas mediciones para dar seguimiento a esta problemática social.

http://twitter.com/laloflu