Intelecto Opuesto

Mujeres candidatas

En la actualidad las mujeres no solo son mayoría en el padrón electoral del país sino que representan un fuerte capital político para los partidos. La mayoría, son cartas serias para candidaturas del siguiente año.

En Hidalgo, el que la reforma política garantice la paridad en las candidaturas significa que tendrán que darse la mitad de puestos de elección popular a las mujeres, con sus suplencias y en su caso con las fórmulas que se designen para diputaciones locales, presidencias municipales y sus asambleas.

Habrá muchas caras nuevas, otras conocidas dentro de la organización territorial de los partidos, pero el hecho de que existan mujeres al frente de las candidaturas es resultado del trabajo que han venido impulsando desde las bases políticas.

Para nadie es un tema a debatir que la mujer ha ganado espacios a base del trabajo. Tienen a su favor muchos puntos en donde destacan de sobremanera más que los candidatos masculinos y es en la actualidad un elemento que explotarán todos, absolutamente todos los partidos que jueguen en la elección.

Si los independientes irrumpieron con fuerza en este 2015 y al parecer seguirán así en todo el país hasta 2018, las mujeres tendrán un papel importante en donde podrán resaltar aún más, en mi opinión, que los aspirantes sin partido político.

Quizá una mujer candidata independiente sea la fórmula perfecta para un triunfo en las urnas, siempre y cuando se den las condiciones de la elección, la zona, estado o municipio en donde se postule y sobre todo, el perfil de la misma.

De entrada el que existan mujeres candidatas será un aliciente para la participación ciudadana en la emisión del sufragio. Podrá medirse el éxito de la paridad en los índices de abstencionismo que se presenten el domingo 5 de junio de 2016.

Y es que, seamos honestos. ¿Cuántas votaciones se ha visto que la población se muestra más apática que un lunes nublado a causa del menú político o de la planilla que se le oferta? En más de una ocasión, vemos como se anulan las boletas donde en su mayoría contienden hombres.

Ahora, con las mujeres, se podrá dar seguimiento a qué zonas en donde ellas participen son las que más votación tuvieron, las que más participación registraron y sobre todo, servirá para el diseño de estrategias políticas y electorales para los organismos como el IEE y el INE.

Como plus, el hecho de que una o varias mujeres gobiernen a partir del siguiente año será un reto a superar para la cultura machista que impera en México. Influirá la designación de un gabinete con equidad de género, o en su caso con mayoría de mujeres que de hombres, para que se pueda realizar una evaluación a manera de comparativo político, sobre la efectividad –que de seguro tendrán- los gobiernos encabezados por las próximas candidatas.

 

eduardogonzalez.lopez@milenio.com