Intelecto Opuesto

Movilidad para la ciudad

La puesta en marcha del nuevo sistema de transporte para la ciudad de Pachuca, el Tuzobús, abre un abanico de posibilidades en cuanto al tema de movilidad para la capital hidalguense y su zona metropolitana.

De acuerdo al Reporte Nacional de Movilidad Urbana en México 2014-2015 del programa ONU-Hábitat, en coordinación con el Senado y el Grupo Mexicano de Parlamentarios para el Hábitat –en donde por cierto hay integrantes hidalguenses-, se estipula que la falta de planeación o decisión y la mala o nula coordinación entre los diferentes órdenes de gobierno han tenido como resultado ciudades dispersas que afectan la productividad de las entidades federativas del país; así como la salud y calidad de vida de sus habitantes, quienes tienen que realizar traslados largos, agotadores, inseguros y costosos.

Cuántos de estos puntos busca combatir el nuevo sistema de transporte para Pachuca. Actualmente un traslado común no lleva más de media hora en la Bella Airosa, aunque ya en horas pico se puede duplicar si se viaja de un extremo a otro de la ciudad.

El costo por usar el transporte es de 7 pesos con 50 centavos; los taxis de 30 a 50 pesos en horario matutino y vespertino, si no se va más allá de las afueras de Pachuca y Mineral de la Reforma.

Con el Tuzobús se pretende terminar con problemas habituales del transporte capitalino, que son básicamente el sobrecupo de unidades, el riesgo de ir con choferes poco o nulamente capacitados y la inseguridad de abordar mañana, tarde o noche, unidades que viajan con acompañantes, que usan “atajos”, calles obscuras, paradas inesperadas o que simplemente no pasen en un lapso de tiempo prudente como ocurre en los fraccionamientos de la zona metropolitana donde se llega a esperar hasta 1 hora por el transporte.

Adicionalmente, en la apuesta para una mejor movilidad se debe contemplar, tras el inicio del Tuzobús, el fomento de otras opciones como el uso de la bicicleta como forma sustentable de moverse en Pachuca; no solo como actividad recreativa, sino como una necesidad para ir a la escuela y el trabajo.

Para ello y como bien dice el reporte de la ONU, es necesario que actores políticos, el gobierno y la sociedad participen en un cambio que debe incluir legislación, propuestas sociales y sobre todo mucha voluntad política.

Teniendo un transporte moderno y nuevo como el Tuzobús, será un desperdicio no echar mano de nuevas opciones para complementarlo como el uso de bicicletas rentadas como en la Ciudad de México; el uso de rutas peatonales donde se pueda trasladar de un punto a otro sin necesidad de abordar unidades motoras.

Un buen reto para hacer más eficiente la modernización del transporte es usarlo, probarlo, ver en qué áreas se puede tener cambios y modificaciones que seguramente con el paso de los meses se irán dando.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com

http://twitter.com/laloflu