Intelecto Opuesto

Monsanto y el guiño a EPN

El presidente Enrique Peña Nieto llamó ayer a construir el nuevo rostro del campo mexicano: “un campo justo, productivo, competitivo, rentable y sustentable”, dijo el mandatario nacional en Nayarit.

Dentro de las propuestas que mencionó destaca una en particular que llama la atención puesto que se hace días después de una que hiciera el principal productor de semillas mejoradas del planeta, la empresa Monsanto.

El titular del Ejecutivo nacional señaló que se aumentará el uso de fertilizantes y semillas mejoradas para el campo mexicano y días antes Monsanto presionó a México para vender al público maíz genéticamente modificado para consumo humano.

No creo que sea casualidad ni tampoco una situación de alarma, simplemente es que se están dando las condiciones para que el gobierno federal apruebe que el maíz genéticamente modificado que se siembre en el país pueda ser vendido ya sea para consumo humano o para pecuario, o para otros usos que tiene este grano.

De acuerdo con el presidente, con este nuevo planteamiento se busca elevar la productividad de los pequeños y medianos propietarios, incrementar las zonas cultivables de riego abrir la llave del crédito a productores y emprendedores del campo, así como crear un sistema de información que contribuya a sincronizar la oferta y la demanda de productos en el mercado nacional y también actualizar y simplificar las leyes, normas y reglamentos en el sector, para incentivar las inversiones y generar más empleos.

En cuanto a la empresa mencionada, multicitada en Estados Unidos y Europa por casos de semillas genéticamente modificadas que han provocado innumerables estudios que presuponen que podría haber daño al cuerpo humano, esperan la respuesta tanto de Sagarpa como de la Semarnat en cualquier momento para poner en marcha un plan para el país.

Actualmente Monsanto está atenta a los movimientos de México. Esta empresa de productos agrícolas y biotecnología produce las semillas transgénicas o biotecnológicas para este maíz y, de aprobarse, su comercialización estaría a cargo de los agricultores.

Sus principales directivos consideran que el gobierno está concentrando su atención en las reformas como la energética, pero desde su punto de vista la mejora del maíz con biotecnología es también importante para el país y sus agricultores.

Monsanto usa sus semillas mejoradas en Estados Unidos, Brasil y Argentina; mejoran el rendimiento de los cultivos en dos o tres por ciento y se logran ahorros de 60 por ciento en el consumo de agua gracias al uso de menos fertilizantes y dan mejores herramientas para protegerlos contra animales. Tendría que ponerse en la balanza de cada zona de cultivo de nuestro país, si en verdad se quiere una situación como esta o se necesita.

http://twitter.com/laloflu