Intelecto Opuesto

Modelo Hidalgo y reforma política

La reforma política electoral que se está cabildeando en la Cámara de Senadores y que hasta hace unos días caminaba en vías de llegar al dictamen se “empantanó”.

La reforma contempla cambiar la constitución para permitir que los estados decidan si abren paso a la reelección directa de alcaldes y diputados en los Congresos de las entidades, entre otras cosas como la revisión del financiamiento de campañas y la probable creación del Instituto Nacional Electoral –esta última, situación aún muy lejana de poderse aterrizar.

¿Qué está haciendo el gobierno federal, aparentemente ajeno a la discusión entre partidos de este tema? Según fuentes allegadas a Gobernación, la estrategia es promover el modelo Hidalgo como ejemplo de la reforma electoral realizada en 2009 para vender como más viable la ampliación de periodos de presidentes municipales de 3 a 4 años a una reelección como propone el PAN.

En la Ley Electoral del Estado de Hidalgo, modificada en 2009, el artículo 17 precisa: “Las elecciones ordinarias de Ayuntamientos se celebrarán cada cuatro años, la de Diputados cada tres años y la de Gobernador cada seis, el primer domingo de julio del año que corresponda. Los electos tomarán posesión de sus cargos el día cinco de septiembre del año de la elección”.

Eliminar el precepto del sufragio efectivo, no reelección, no es del agrado del primer círculo presidencial quienes si algo defienden es el conservadurismo político; sin embargo, es parte de la labor de la dependencia que encabeza Miguel Ángel Osorio Chong el que se puedan cohesionar las diversas participaciones de los partidos del Pacto por México y de los que no están, para sacar adelante una reforma política bien negociada.

Juan Pablo Castañón, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana pidió a los partidos políticos agilizar el debate sobre la reforma política y dar pie a la reelección de actores políticos, pues dijo debe ser “el corazón” del nuevo pacto político.

En tanto, Ernesto Cordero señaló que la reforma político electoral va muy bien “pero no puedo decir que el 95 por ciento de ésta ya está planchada”, afirmó apenas ayer en entrevista para MILENIO Televisión.

Según el senador panista, se está en el proceso todavía de asimilar la información que se tiene, que no es más que las propuestas de Gobernación para no contemplar la ratificación de puestos de elección popular y al contrario ampliar los plazos de gobiernos; así como revisar a fondo el caso de las candidaturas independientes, coaliciones y los organismos estatales electorales.

De acuerdo con el CEN del PAN, la finalidad de la reelección legislativa es profesionalizar los Congresos estatales y federales, además de someterlos a la consideración de los ciudadanos, situación que difícilmente dejará pasar el PRI y el gobierno federal.


http://twitter.com/laloflu