Intelecto Opuesto

México y su “Salvation Army”

Lo anunciado ayer por el presidente Enrique Peña Nieto en la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Nueva York sobre la participación de nuestro país en las Operaciones de Mantenimiento de la Paz (OMP) para ayudar a países que viven o han salido de conflictos a crear condiciones necesarias para una “paz duradera” nos ha dejado a más de uno helados.

Y me refiero no a la disposición que como gobierno, el de Peña Nieto pueda tener para disponer alegremente de nuestras fuerzas armadas y de rescate, así como de nuestros recursos para acudir –no sé- a Ucrania y ayudar a restablecer la paz en Kiev, por ejemplo. Sino al mensaje que cómo país estamos dando al integrarnos a un bloque bélico-económico en el que se pretende disponer de mexicanos para acudir a lugares inhóspitos, extraños y jamás antes explorados (recuérdese el capítulo de la Segunda Guerra Mundial y el heroico Escuadrón 201) para acciones de la reconstrucción, la asistencia humanitaria y la seguridad.

“México tiene la experiencia necesaria en materia de asistencia humanitaria para ponerla al servicio de las Naciones Unidas, sin desatender sus obligaciones internas”, informó posteriormente la Secretaría de Relaciones Exteriores. “Estas tareas podrán comprender personal militar o civil para la realización de una amplia gama de tareas que involucren a ingenieros, médicos y enfermeros, observadores políticos, asesores electorales y especialistas en derechos humanos, entre otros”, remataron en su explicación vertida a medios de comunicación minutos después del anuncio del presidente de México en la ONU.

Las primeras preguntas surgieron de inmediato y me siguen rondando la mente ¿Tiene en serio México la capacidad para disponer de personal militar, civil y académico (abogados y defensores) para enviar a otro país a “ayudar? ¿Está siendo el país presionado para poder sumarse a las acciones de otras naciones? ¿Porqué buscar ese acercamiento de más con la ONU, con Estados Unidos, si la postura tradicional de México siempre ha sido no entrometerse en asuntos ajenos?

Según la SRE, México ha participado en Operaciones de Mantenimiento de la Paz en tres ocasiones. Las dos primeras con observadores militares: en Los Balcanes (1947-1950) y en Cachemira (frontera entre la India y Pakistán) (1949). En El Salvador (1992-1993) tuvo una participación con 120 policías. La verdad no sé que pretendan ahora con esta extraña incursión que para mí, y espero que para usted también mi amable lector, sea más una experiencia del tipo política y diplomática que de acciones territoriales con recursos humanos y capitales mexicanos.

Por otro lado me quedo pensando ¿cómo sería la México Salvation Army? habría “marines” y “veteranos de guerra”; o por fin se les reconocería a Los Topos y los demás grupos de rescate de mexicanos que han hecho enormes labores en países con catástrofes naturales. Enviarían a miembros de la Gendarmería Nacional o sería creada una nueva fuerza armada especial para misiones internacional. Qué sigue ¿México a la luna?

eduardogonzalez.lopez@milenio.com

http://twitter.com/laloflu