Intelecto Opuesto

Mexicanización de la corrupción

Ayer se dieron a conocer diversas situaciones que nos vuelven a poner en tela de juicio como país y estado en el plano internacional. Primero, porque es ya de todos conocidos que México tiene severos problemas de gobernabilidad, de estabilidad económica y social, así como de la aparente democracia que vivimos.

Segundo, porque somos sinónimo de un hartazgo producto de un cáncer que nos aqueja desde tiempos inmemorables y que siempre nos acompaña en cada informe, en cada evaluación, en cada momento en el que se nos menciona en Estados Unidos, en la OCDE, en la ONU, en la Unión Europea, en Asia y en todas las organizaciones de la sociedad civil, activistas y grupos políticos que deciden voltear a ver qué pasa en México: la corrupción.

En su informe anual sobre derechos humanos, la organización Amnistía Internacional reiteró que el gobierno mexicano ha tenido fallas en la investigación sobre el caso de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

En México, agrega Amnistía, la impunidad “es la norma” y pese a que las autoridades afirman que ha bajado la violencia asociada a las organizaciones criminales, “la situación continuó siendo grave” el año pasado con 24 mil 746 homicidios en los primeros nueve meses de 2014 frente a 26 mil del mismo periodo de 2013.  De igual forma se afirmó que México ha tenido serios fallos en la investigación del caso Iguala a causa de la “extendida y arraigada corrupción y nexos entre funcionarios y el crimen organizado”, además de demostrar “niveles alarmantes de impunidad”.

En el Senado, nuestra máxima tribuna legislativa, integrantes de la Comisión de Justicia y una delegación de PEN Club Internacional, asociación mundial de escritores, intercambiaron puntos de vista sobre el estado que guarda la libertad de expresión en México, así como los obstáculos que enfrentan periodistas y profesionales de la comunicación.

Aline Davidoff, presidenta de PEN México, destacó que una nación sin libertad de expresión, “es un país donde la democracia es dudosa y donde el sufrimiento de la gente, que es lo que nos preocupa también, no hará más que crecer” e hizo un llamado para aplicar el marco legal y garantizar la libertad de expresión y el ejercicio periodístico en México.

En la reunión, la Procuraduría General de la República informó al Senado que en los últimos 15 años ha habido 103 periodistas asesinados y en la actualidad se encuentran 55 en calidad desaparecidos, en todo el país. De acuerdo al documento de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Cometidos Contra la Libertad de Expresión, perteneciente a la PGR, 2010 fue el año más violento para los informadores con 13 asesinados, seguido por 2009 con 12 y 2011 y 2012 con 12 homicidios.

Un día antes de lo antes narrado, a través de una misiva enviada al líder de la organización no gubernamental “La Alameda”, el papa Francisco expresó su deseo de que Argentina esté “a tiempo de evitar la mexicanización”, en referencia al avance del narcotráfico. En sí, tras recopilar todos estos datos, la mexicanización está implícita en todo.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com

http://twitter.com/laloflu