Intelecto Opuesto

Medidas contra el gasolinazo

El gobierno de Hidalgo se sumó desde ayer a los planes emergentes de las entidades federativas del país para contrarrestar los efectos negativos del incremento al precio de los combustibles que ha comenzado a desencadenar un alza generaliza en los precios de productos y servicios.

Ante ello, el gobernador Omar Fayad Meneses, dio a conocer una serie de medidas dentro de las que destacan que no habrá más pago de telefonía móvil para funcionarios de la administración pública, ni pago de viáticos para las giras del titular del Poder Ejecutivo al extranjero y que no reditúen una inversión para el estado, así como el uso racional de los vehículos oficiales sin el pago de combustibles por cuestiones que no sean estrictamente de la administración gubernamental.

Además, el mandatario hidalguense mencionó que se presentará la iniciativa para reducir el financiamiento de los partidos políticos en épocas no electorales, precisamente en 2017 en Hidalgo, donde no habrá ninguna elección.

El esquema ofrecido por Fayad a la ciudadanía es atractivo en el sentido de que no habrá alza en el precio de las tarifas del transporte público, situación que ya se veía venir como ocurre cada inicio de año en el estado; por lo que el costo de taxis y combis seguirá igual que en 2016, así como del Tuzobús, donde se ampliará a cobertura en la entrega de las tarjetas de precio preferencial para las personas adultas mayores y con discapacidad, donde actualmente pagan la mitad del servicio (4 pesos).

Dentro de los rubros directos para las familias del estado, se dijo que se otorgará el 25% de descuento en la inscripción de las Universidades Tecnológicas, Politécnicas e Institutos Tecnológicos descentralizados; 50% para hijos de choferes de taxis y unidades colectivas y 100% para estudiantes de comunidades indígenas; además de que quienes ya hicieron su pago para este inicio de cursos, se les será reembolsado.

Bien, en todo el país los estados se encuentran realizando todo tipo de acciones para buscar aminorar el impacto del llamado "gasolinazo", que ha venido a suplir al tradicional "error de diciembre" (provocado en 1994 curiosamente también por la falta de reservas monetarias internacionales), que ahora se nos presenta en forma de dinero en petróleo.

Si hacemos memoria, las determinaciones "externas" por el Tratado de Libre Comercio y la caída del peso (sobrevaluado) en ese entonces, provocaron la peor crisis económica de los últimos tiempos en el país; mucha gente perdió su patrimonio y muchos a la fecha siguen sin reponerse del todo. Ahora el escenario se asemeja con un tablero donde el TLC toma la imagen de un nuevo presidente en Estados Unidos y el peso sigue en las mismas o peores, aderezado con la caída de los precios del petróleo, la falta de producción y exportación del mismo en México, y el alza en el precio de los combustibles provocada por el retiro del subsidio del gobierno federal, pareciera que no tenemos salida, pero ya veremos.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com