Intelecto Opuesto

Jalón de orejas para la policía

El presidente municipal de Pachuca, Eleazar García Sánchez, sostuvo ayer una reunión en el Secretaría de Seguridad Pública Municipal en donde sentó a los uniformados de la Dirección de Tránsito y Vialidad, así como a los de la Dirección de Policía Preventiva con un mensaje claro: reducir los índices de robos a vehículos, a transeúntes, así como erradicar las malas prácticas que por desgracia siguen siendo la principal causa de las quejas de la ciudadanía.

La relación población-autoridad (en este caso patrulleros y uniformados de a pie) va de mal en el peor en la capital; el edil pachuqueño lo sabe y por ello el llamado de atención a dichas áreas de la corporación.

La SSP capitalina responde al Mando Único, sin embargo, el edil sigue siendo el jefe del ayuntamiento y para efectos operativos, el mando más alto para la policía de la ciudad. Si alguien debe empezar a poner orden es él. Y así parece que empezó a hacerlo.

A José Manuel Mayorga, su secretario de Seguridad Pública, parece haberlo exculpado del regaño, aunque la realidad es que también al encabezar una dependencia municipal debe responder por el comportamiento y resultados de sus elementos. Bien por el presidente municipal que parece entender el reclamo de la ciudad en materia de seguridad. Ahora, a apretar tuercas en las demás áreas que requieren un jalón de orejas como el que le puso ayer a los policías de la ciudad de Pachuca.

Los Abarca ya no importan

Ayer tras la detención de José Luis Abarca y Ángeles Pineda poco o nada se informó sobre el paradero o rastro de los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa, Guerrero. El ex presidente municipal de Iguala y su esposa se pasaron la mayor parte del día declarando y por cuestiones legales la prensa no fue informada de más detalles sobre lo que han podido decir los principales sospechosos de la desaparición de los estudiantes de la Raúl Isidro Burgos.

Los estudiantes de todo el país siempre se organizan ante las causas justas, siempre están atentos al clamor popular, a las situaciones de apoyo a los demás; sea un desastre natural, un debate político, una decisión nacional o, como en este caso, una exigencia por la presentación con vida de los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa.

Hoy se espera un paro nacional y marcha por el asunto de los normalistas, lo que no se debe olvidar el asunto ni dejar de protestar porque se detuvo a los sospechosos; ellos son un eslabón de la gran cadena de situaciones que es ahora el estado de Guerrero; como Michoacán, como Tamaulipas, como Estado de México, en todos hay particularidades que no por comenzar a solventarse o darse a conocer se debe dejar de exigir paz social, calidad de vida y mejores condiciones para quienes habitamos este hermoso país, por nosotros y por nuestras generaciones venideras.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com

http://twitter.com/laloflu