Intelecto Opuesto

Ixmiquilpan es foco rojo

Aunque digan lo contrario las autoridades estatales, el municipio de Ixmiquilpan es el principal foco rojo de problemas políticos y sociales de la actual administración.

Lo demuestran cada que salen a protestar cientos de pobladores de las comunidades de dicho municipio, quienes son alentadas por las propias autoridades locales para pedir gestión de recursos y presupuesto a como dé lugar y sin negociación previa.

La carretera México-Laredo, la ciudad de Pachuca, y ahora la Ciudad de México, son los escenarios preferidos por el grupo de habitantes de Ixmiquilpan, delegados de zonas como Orizabita, Los Olivos, La Estación, El Botho, El Espíritu y una veintena más de zona en donde congregan a sus líderes, quienes con la promesa de obtener desde un bulto de cemento hasta recursos para sus poblados participan con las autoridades en marchas y manifestaciones que siempre conllevan un grado de violencia como símbolo particular.

Ayer, campesinos hidalguenses de dicho municipio irrumpieron en las oficinas de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, en Insurgentes y Eje 6, donde realizaron varios destrozos. Durante más de dos horas la circulación en la vía capitalina se vio afectada por la manifestación de al menos 350 campesinos, quienes exigieron la construcción de carreteras en su municipio para poder transportar sus productos.

Antes, el presidente municipal Cipriano Charrez, acudió a la Cámara de Diputados en San Lázaro en donde se entrevistó con el diputado Erick Marte, plurinominal por Hidalgo y con Blanca Jiménez de Puebla, a quienes planteó las mismas necesidades y obras que le ha pedido al gobierno del estado como “recursos extraordinarios”.

Es decir, una partida presupuestal autorizada para Ixmiquilpan, requiere del aporte extraordinario a través de la gestión con los diputados y con gobierno del estado; hasta ahí no hay ningún problema.

Lo malo empieza cuando las formas de recrudecen y esto deriva en protestas, como las de ayer, en donde hubo todo menos cordura política y gestión.

Ante la protesta en la SCT, Charrez se limitó a emitir un comunicado vía su ayuntamiento en donde refirió que se realizó una visita al DF buscando se etiqueten recursos para el ejercicio fiscal 2015 y con el argumento de que “en este mes de octubre se estará autorizando el presupuesto que se ejercerá el próximo año y el municipio de Ixmiquilpan solicita mas obras. Las necesidades no se acaban, cada día surge algo nuevo es por ello que solicitan recursos para obras carreteras, techados de canchas y sobre todo y como primera necesidad solicitan los pueblos de Ixmiquilpan el distribuidor vial el cual permitirá una circulación más fluida”.

Charrez es el único de los 84 presidentes municipales de Hidalgo que pierde las formas, que busca otros caminos, que sale al paso de sus detractores; de feas formas y malas prácticas, es un foco rojo para el PRI y el estado, por el grupo político que encabeza.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com

http://twitter.com/laloflu