Intelecto Opuesto

Inversión privada también en ecología

Los integrantes de la Comisión Ambiental de la Megalópolis, de la cual Hidalgo es miembro, sostuvieron una reunión de trabajo con la organización internacional State of Green de Dinamarca en donde se acordó establecer un memorándum de entendimiento y una agenda de trabajo regional para la implementación de soluciones de tecnología verde en materia de agua, calidad del aire, cambio climático y uso eficiente de energía.

Se preguntara para qué nos importa tener relaciones con un país nórdico y alejado a millones de kilómetros de nuestra realidad, sin embargo, hay que mirar el presente de dichas naciones para poder imitar los modelos que los tienen en la cima del éxito.

Desde hace varios años, Dinamarca es un país líder en producción de energía eólica y biomasa. Han dejado la dependencia por el petróleo y el carbón y empelan métodos que son amigables con su medio ambiente. En fechas recientes, anunciaron que 2050 es la fecha límite para que todo su país funcione con energía verde.

¿Y México? A pesar de lo que se puede pensar, el nuestro es uno de los países que menos contribuye con el calentamiento global y la contaminación del aire en comparación con Estados Unidos y China; sin embargo y de acuerdo con investigadores de la UNAM y el IPN, existen tres casos de emergencia ecológica en el país que se deben de tratar de forma urgente: la destrucción de los arrecifes y manglares de la península de Yucatán, la desforestación, erosión y migración en Oaxaca y la baja del nivel de agua en el lago de Pátzcuaro en Michoacán. A mi consideración, es el de la basura en el Valle de México, el mayor problema y que tendrá terribles consecuencias en años venideros.

La relación ambiental entre México y Dinamarca comenzó desde hace varios años y se intensificó en estos últimos meses; apenas en mayo pasado, el secretario de Medio Ambiente del gobierno federal, Juan José Guerra Abud anunció que el gobierno danés invertirá cinco millones de euros en proyectos que México considere prioritarios en las áreas de cambio climático y energía limpia para ser aplicados en un lapso de tres años. Los proyectos son para el uso sustentable del agua, así como para la gestión y manejo adecuado de residuos.

Cabe resaltar que, sí, también en este sector, se requiere de la iniciativa privada pues ningún gobierno en el mundo cuenta con la capacidad de poder realizar todo el trabajo en materia ambiental sin el apoyo de agentes externos como empresas, organizaciones sociales y la población.

Tan sólo hay que ver como está compuesta la State of Green de Dinamarca, asociación público-privada fundada por el gobierno de aquel país, junto con la Confederación de la Industria Danesa y la Asociación Danesa de Energía para la promoción de soluciones de tecnología verde, capital público con privado.

http://twitter.com/laloflu