Intelecto Opuesto

Intérpretes de la ley electoral

En nuestro país todo mundo se siente la voz del pueblo y los intérpretes de la ley y la justicia. Si alguien dice tener la razón y se ampara en la legalidad, llega otro con otra normatividad que también le da la oportunidad.

En México, hay tantas leyes que todos caben en ellas. Existen las mismas para la derecha que para la izquierda e incluso las que contradicen a la primera pero que anulan la segunda y al final hay otra ley que les da la razón a todas.

Caso particular el de la elección hidalguense, en donde hay espacio para todos y leyes para todos. ¿Qué fue lo que pasó con el Instituto Estatal Electoral, los registros de planillas municipales del PAN, PRD y PT, principalmente, y el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación?

Un asunto de "interpretaciones" particulares desde el punto de vista muy personal e independiente de cada uno de los actores políticos y jurídicos que determinan ahora "sacar avante" la elección, la mega elección del estado que por primera ocasión decide gobernador, diputados locales y presidentes municipales.

La oportunidad histórica de poder trascender en paz y civilidad parece haberse esfumado y no por lo que ha pasado en tribunales, sino porque el ambiente se enrareció, se perdió la confianza y comunicación entre unos y otros y ahora inicia la repartidera de culpas.

Una cosa sí es clara. La oposición al PRI, PVEM y Nueva Alianza en Hidalgo ya tomó una ruta y un camino mediático a seguir de aquí al 5 de junio. No confiarán más en el árbitro de la elección y desde ya están vociferando el famoso "fraude, fraude".

Por su parte el IEEH, en su primera experiencia como Consejo General renovado por el Instituto Nacional Electoral, debe fortalecerse no con fallos absolutos e irrefutables, sino con voluntad y sensibilidad política, algo que es fundamental en un organismo organizador y garante de votaciones. Eso, y hay que decirlo, es de primaria.

Sin la confianza de todos los contendientes el IEE está destinado a dejar una huella efímera y negativa, que por más que se busque recomponer no habrá tiempo ni plazo suficiente, quizá –curiosamente- como el que se le está dando de nueva cuenta a los partidos a los que se les rechazó el registro de planillas municipales.

Para entender más del asunto, el consejero local Augusto Hernández Abogado explicó de forma peculiar el caso vía tuiter. El litigante indicó que de acuerdo con el artículo 120 del Código Electoral del estado, si de la verificación realizada se advierte que se omitió el cumplimiento de uno o varios requisitos se notificará de inmediato al partido político para que dentro de las 72 horas siguientes subsane o sustituya la candidatura, "siempre y cuando ello pueda realizarse dentro del plazo establecido para el registro de candidatos, formulas o planillas". El plazo, por desgracia nunca existió, pues los partidos también entregaron en el límite toda la documentación y ahora tenemos un enorme periplo de carácter legaloide electoral.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com