Intelecto Opuesto

Ingobernabilidad en Ixmiquilpan

El tema Ixmiquilpan ya no se trata de un tema político o de diferencias entre grupos partidistas que buscan recuperar espacios municipales. Es una situación de falta de gobernabilidad en donde todos los órdenes y niveles de autoridad han sido rebasados, primero, por la falta de coordinación y comunicación entre los mismos, y segundo, por la ineficacia en la toma de decisiones en los puestos importantes en el ayuntamiento.

Lo del domingo por la noche y madrugada del lunes en donde un aproximado de mil personas ocasionaron disturbios violentos en la Unidad Deportiva Municipal por la cancelación de una presentación musical de banda sinalonese no debe medirse como un acto de usos y costumbres o de gente brava que responde así porque son del Valle del Mezquital.

Lo ocurrido tuvo responsables, los organizadores de la Feria de Ixmiquilpan en primer plano, quienes no supieron armar un proyecto para casos de contención o resolución de eventos de emergencia. Los testigos y videos, las fotos y las narraciones lo detallan. No había suficiente policía, no había cuerpos de rescate disponibles en dicho momento, había niños y adultos mayores, había mujeres embarazadas.

El momento en el que una turba, en su mayoría de hombres jóvenes, comienzan a subir al escenario de la feria, deja ver que nadie se hizo cargo del asunto. Se escucharon detonaciones de arma de fuego, hubo quema de vehículos, saqueo de comercios, en fin, el caos reinó.

El incidente sólo es la punta del iceberg en el municipio de Ixmiquilpan en donde en menos de un mes se han presentado eventos que por su magnitud pasaron a ser noticia nacional. Lastimosamente noticia negativas.

Primero, la entrega de un reconocimiento al cantante de narcocorridos, Alfredo Ríos El Komander, quien simplemente cumplió un contrato laboral para presentarse en Hidalgo y que a la postre fue nombrado visitante distinguido en un estado que le había cerrado las puertas para sus presentaciones en Pachuca y Mineral de la Reforma por considerar que dicha música hace apología de la violencia, situación que desde el gobierno federal se ha ordenado realizar para restar popularidad a dicha música que alaba las acciones del crimen organizado y llama a la rebelión en contra del sistema.

Hace una semana, en la comunidad de Cerritos, en el mismo municipio, dos personas fueron linchadas por la población por presuntamente haber robado una lechería Liconsa; una de ellas falleció por los golpes y otra más sigue hospitalizada. Como escribiera Lope de Vega en su clásico Fuenteovejuna, el drama municipal no termina con una investigación o un par de detenciones. Tampoco con el cambio de gobierno o de partido. Es la esencia del Valle, dirán, sin embargo, es claro y evidente que se requiere de la presencia de autoridades que pongan orden y busquen la reconciliación de la gente con sus autoridades.

http://twitter.com/laloflu