Intelecto Opuesto

Incredulidad y desconfianza

El presidente Enrique Peña Nieto dijo ayer en entrevista con el diario británico Financial Times que en México hay “una sensación de incredulidad y desconfianza”, lo cual más allá de descubrir el hilo negro de la situación que vive el país, deja entrever la opinión del mandatario nacional sobre el acontecer de la nación.

En Londres, el presidente dijo que su gobierno debe centrarse en mejorar la ley y el orden para la aplicación de las reformas, un discurso que ha mantenido desde el día en que tomó protesta y en donde precisamente hubo violencia en las calles, detenidos y heridos.

La violencia, la inseguridad, las reformas, la política, son cosas que han acompañado a Peña Nieto desde el inicio de su administración; sí, todo combinado y al mismo tiempo. Es por ello que cuando el gobierno hace algo ya nadie les cree, como bien dice el mandatario.

Quizá tiene razón en el sentido de que en el actual sexenio es donde se ha dado la mayor detención de capos y criminales en la historia del país; de diciembre de 2012 a la fecha, han caído Joaquín El Chapo Guzmán, Héctor Beltrán Leyva, Nazario Moreno (quien fue abatido), Miguel Treviño Morales, Enrique Plancarte y más recientemente Servando Gómez La Tuta. Sin embargo, el nivel de credibilidad ante estos hechos del combate al crimen organizado no parecen surtir efecto en la aprobación de la sociedad para con su gobierno, mucho menos en los índices de reducción de los delitos que más afectan a los mexicanos: el robo en todas sus modalidades, las lesiones y cada vez más comunes, el secuestro y el homicidio.

Si a eso le agregamos –como dijo Peña Nieto- el estigma y los casos reales de que los políticos de México roban, es totalmente comprensible que la población no crea en su gobierno, ni le tenga confianza a las autoridades.

En Europa el presidente dijo que las prioridades en su gobierno son “reforzar el estado de derecho”, “mantener la estabilidad macroeconómica” y “poner en práctica las reformas que traerán beneficios a la gente”, pues sabe que solo de esa forma se podrá contar con el beneficio de la duda de parte de las familias mexicanas que, en efecto, esperan mucho más de sus políticos.

Las reacciones no se hicieron esperar y poco después de darse a conocer lo dicho por el presidente, el coordinador de los diputados federales del PRD, Miguel Alonso Raya, y el vicecoordinador del PAN, Marcelo Torres, urgieron al Ejecutivo Federal a rectificar el rumbo para recuperar la confianza y la credibilidad de las instituciones.

Interrogados sobre las declaraciones de Enrique Peña Nieto al Financial Times respecto a que México “está plagado de incredulidad y desconfianza”, los legisladores advirtieron que no basta reconocer el problema, sino es necesario actuar en consecuencia.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com

http://twitter.com/laloflu