Intelecto Opuesto

¿Incertidumbre electoral?

La opinión de los principales actores políticos, analistas, líderes sociales y la mayoría de interesados en al ámbito público y social hidalguense es contundente: no hay una calificación o evaluación positiva como tal al Instituto Estatal Electoral quien tendrá su primera gran prueba el próximo domingo.

¿Por qué el escepticismo?, no solo por tratarse de una nueva forma de llevar los procesos al interior del organismo organizador de las votaciones, sino por que dicha renovación contrajo muchas situaciones que terminaron adoleciendo tanto candidatos como partidos.

Se debe reconocer que el camino no ha sido fácil, ni mucho menos tranquilo o terso para las autoridades del ramo, por lo que el hecho de que estén a un paso de concluir una parte medular del trabajo encomendado, que es llevar a cabo la jornada del domingo 5 de junio, ya es un avance significativo a mi parecer.

Sin embargo, también se debe señalar que como en todo nuevo proceso con actores que tienen su primera experiencia como conductores de la elección, se han presentado algunos inconvenientes propios del camino que se debe ir recorriendo. No todo puede o debe salir perfecto pues se incurre en la imposición y ya hay episodios que dan testimonio de ello.

Por eso es que se dice que hay un clima de incertidumbre por lo que pueda hacer o dejar de hacer el IEEH como árbitro de la contienda. Sí, hay un clima de paz social y estabilidad en Hidalgo, producto en parte a que las campañas transcurrieron la mayor parte del tiempo en el ámbito de la civilidad, misma que vino acompañada de la apatía ciudadana y la poca participación e interés por hacer una gran fiesta de la democracia.

Sin el ingrediente de otros estados como Veracruz y Oaxaca, quitando como ejemplo Tamaulipas cuyo estado de excepción es particular, en Hidalgo no pasó mucho que recordar y todo queda en el anecdotario y la estadística. Afortunadamente el hartazgo social llevó también a la población a no querer cambiar el mundo a su antojo o a dejar la vida por unos comicios locales.

Se entiende que es de suma importancia estar enterado, informado, con ganas de ser agentes de un cambio, pero el momento en que se presentan estas oportunidades puede no ser el idóneo para que el hidalguense sea ejemplo cívico ante todo el país.

Quizá se logre vencer en parte al abstencionismo, pero se prevé que sea algo bastante difícil y duro de lograr. Esto se suma a la falta de credibilidad en los números de cualquier votación en donde tras conocerse los primeros resultados, generalmente el que pierde acusa de fraude al que gana y al organismo electoral de cómplice.

Entonces sí, hay incertidumbre, falta de confianza, mucho escepticismo por lo que pueda ocurrir el domingo, pero también un poco de voto fe para que los consejeros electorales y actores políticos nos demuestren lo contrario en la jornada de este domingo 5 de junio.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com