Intelecto Opuesto

INE: prueba no superada

Aún no llegamos a la primera votación que organiza en su historia el Instituto Nacional Electoral ya sufre del descrédito y falta de confianza de partidos políticos, organizaciones sociales y de la propia ciudadanía.

Las protestas en su contra aunque focalizadas y perpetradas por grupos bien identificados que buscan desestabilizar la elección para diputados federales por cuestiones políticas son solo el inicio de lo que puede ser el fin de algo que inició mal.

El INE fue presentado como la cereza en el pastel de la reforma política. Su llegada garantizaría la aceptación plena de los resultados de cualquier votación en municipios, estados y a nivel federal. Sin embargo, nada más alejado de la actual realidad es lo que ocurre con el organismo hoy en día.

Fuera del contexto que viven pueblos y comunidades en crisis de inseguridad, en situaciones precarias y de otro tipo de necesidades, el INE busca que todos participen alegremente el domingo 7 de junio y voten como si nada estuviese ocurriendo en México.

Tan solo ayer, el Instituto sufrió ataques en 5 sedes estatales y no se activó ningún protocolo especial u operativo que, primer, atrape a los responsables y, segundo, blinde lo que son los días previos a la votación intermedia, a la que supuestamente debe ser el examen, la evaluación, el pulso del actual gobierno de Enrique Peña Nieto de cara a 2018.

En Oaxaca, el INE comenzó el proceso de reimpresión de las boletas en Talleres Gráficos de México, las cuales fueron destruidas por integrantes de la CNTE que irrumpieron en la junta local y 11 juntas distritales en Oaxaca.

En Guerrero, integrantes del Movimiento Popular irrumpieron en las instalaciones del Consejo Distrital número 28 del Instituto Electoral de Participación Ciudadana de donde sustrajeron 116 mil 340 boletas que quemaron frente al Palacio Municipal de Tlapa de Comonfort.

En Puebla, en tres hechos simultáneos con bombas molotov fueron atacadas de madrugada las instalaciones del INE, de la delegación de la Secretaria de Economía y un paradero de la Red Urbana de Transporte Articulado en la capital del estado.

En Veracruz, integrantes del Movimiento Magisterial Popular Veracruzano tomaron las oficinas distritales del INE en Tierra Blanca, Orizaba y Coatzacoalcos, en tanto que un grupo de anarquistas se introdujeron a la instalaciones de la Junta Distrital número 10 del INE en Xalapa, causando destrozos y un incendio que consumió parte del mobiliario, equipo de cómputo y la papelería en las oficinas electorales.

Si a esto no se le llama fracaso, no se como nombrar a una situación que para nada luce como hechos aislados, ni de situaciones pequeñas. Estamos a cinco días de una elección importante y al parecer ni las propias autoridades le dan su lugar al INE, vaya, como diría un viejo político que me hacía reír mucho: no los soporta ni la clase que los puso.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com

http://twitter.com/laloflu