Intelecto Opuesto

INE, de nuevo atado a partidos

La creación, configuración y puesta en marcha del Instituto Nacional Electoral en México dejó de ser un proceso ciudadano y pasó a manos de los partidos políticos para acelerar la aprobación de las leyes secundarias de la reforma política para el país.

El propio presidente del INE, Lorenzo Córdova y su segundo a bordo, el consejero Marco Antonio Baños, reiteraron que el organismo no es rehén de los partidos políticos, por lo que organizará las elecciones federales del 2015 con el Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales aún vigente, en caso de que los legisladores no aprueben las leyes secundarias de la reforma político electoral.

El presidente del INE dijo que los riesgos de hacerlo sin la reforma político electoral es el cómo se llevarán a cabo las elecciones, porque tendrían que redactar sus propias reglas y, al hacerlo, caer en escenarios de discrecionalidad nada deseables.

Sin embargo y hasta ayer, el mayor avance en la reconfiguración política electoral recayó –de nuevo y como es costumbre en México- en los partidos políticos. La Comisión de Prerrogativas y Partidos Políticos del INE informó que se avanza en la redacción del reglamento para organizar eventuales elecciones internas de los partidos políticos.

De acuerdo con la consejera Pamela San Martín, las reglas permitirán atender solicitudes para organizar procesos internos de las fuerzas políticas y el reglamento especificará quién deberá estar a cargo del proceso de capacitación electoral y en dónde se habrán de registrar los candidatos a un cargo partidista, con miras a garantizar la certeza e imparcialidad de los comicios internos.

En efecto, el proceso avanza a favor de los partidos y sus lineamientos para tener elecciones internas y proponer candidatos para 2015 y 2016, con miras a 2018, pero también es preciso señalar que no se sabe cómo operarán para garantizar que estos procesos, tanto internos, como los de elección popular en estados y municipios se darán.

En octubre de 2013, diputados de la Comisión de Puntos Constitucionales recibieron a presidentes y presidentas de Institutos Electorales de 16 estados de la República, quienes se pronunciaron en contra de la creación del Instituto Nacional Electoral (INE).

En ese entonces se sostuvo que en lugar de eliminar a los Institutos Electorales de los estados se debía apostar a la profesionalización de los presidentes de dichos organismos, así como cambiar el modelo de su elección por medio de organizaciones de la sociedad civil y universidades a propuestas de ciudadanos distinguidos con solvencia moral.

Se dijo hace pocos meses que uno de los riesgos en la centralización de la toma de decisiones es que no se dé una toma de decisiones efectiva, eficiente y los órganos electorales no cuenten con los mecanismos necesarios para que sus acuerdos promuevan innovaciones que permitan a los estados mejorar los procesos electorales. ¿Ya habrán cambiado todos de opinión?

http://twitter.com/laloflu