Intelecto Opuesto

La Huasteca de Fayad

El gobernador de Hidalgo, Omar Fayad Meneses, demuestra que aprecia su trabajo. Se le ve sonriendo y amable con la gente e intenta en todo momento atender a los más que se pueda.

Ya sea personalmente o mediante su personal cercano, siempre da una respuesta a lo que se le demanda. El mandatario hidalguense lleva dos meses como gobernador y vive una de las mejores etapas de su vida política y profesional, lo que refleja a todas luces y en todo momento.

Es de resaltar, sí. Es algo normal, no. La realidad de los políticos en México es tan cambiante que un día se puede ser el héroe de la película y al siguiente el peor de los villanos. Quienes ostentan un cargo público de gran relevancia nunca van a poder quedar bien con todos o dar gusto de forma general.

Sin embargo vimos ayer a un Fayad que pasó todo el día en el Centro de Huejutla con motivo de los festejos del Xantolo por el Día de Muertos, donde desde las 10 de la mañana que llegó a la capital huasteca y hasta entradas las 23:00 horas, no paró.

Igual, se le vio saludando representantes de comunidades, militantes de partidos, integrantes de ayuntamientos, diputados locales, funcionarios federales, estudiantes, madres, adultos y niños, con quienes primero participó del evento en el que la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas presentó junto con el estado el proyecto del centro ceremonial de Huejutla que vendrá a poner en el mapa de las tradiciones originarias de México a Hidalgo.

Más tarde, recibió audiencias en la unidad de planeación de Huejutla en donde estuvo con funcionarios de su gabinete para planifica los foros previos a la elaboración del Plan Estatal de Desarrollo y por la tarde y noche regresó a la plaza central a clausurar las festividades del Xantolo con la elección de la reina de Noche Buena 2016 así como con una ceremonia solemne, llena de misticismo, respeto y tradición, donde se encendieron más de 2 mil velas y se pidió por las ánimas de los que ya se fueron.

Ya casi a la medianoche el propio Fayad subió a sus redes sociales una imagen donde agradece la atención de un negocio local de tacos que frecuenta cada que acude a Huejutla en donde incluso motiva a consumir lo local.

Recapitulo la jornada que vivió ayer el mandatario porque es de destacar el arrastre y popularidad que maneja; los niveles de aceptación hacia su figura deben de estar muy por encima de los de cualquier político en Hidalgo de los que han iniciado gobiernos municipales, o diputados locales, e incluso por arriba de algunos federales.

Fayad quiere y se deja querer por la gente, eso es un gesto que mucha ciudadanía agradece y no es más que parte de la atención que debe prevalecer de parte de quienes se encuentran en la administración pública.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com