Intelecto Opuesto

Hidalgo era mejor para la BMW

Ayer se anunció que la primera planta de la fabricante alemana de vehículos BMW en México será construida en San Luis Potosí con una inversión de mil millones de dólares. La noticia, en donde Hidalgo estaba inmerso pues era una de las opciones fuertes para la llegada de la empresa, causó diversas opiniones.

México es el octavo productor de vehículos en el mundo y cuarto exportador de vehículos nuevos; cuenta con agencias de prácticamente todas las marcas del mundo y clientes de las más altas exigencias, así como con un mercado en crecimiento, cada vez más sólido en cuanto a la compra de autos de marca.

La mayor cantidad de compradores, por demanda poblacional, está en el centro del país. El lugar más adecuado para la instalación de la nueva planta de la BMW, considero, era el estado de Hidalgo, en la recién estrenada Plataforma Logística Platah, un sitio cercano al Arco Norte y a las vías de acceso a la capital del país y el Estado de México.

BMW Group está presente en México desde el año 1994 con una compañía de ventas. En 2013 la empresa vendió 13 mil 992 vehículos en el país, esta venta significó un aumento interanual de casi un 18.3 por ciento. En ese mismo año se vendieron también 2 mil 64 motocicletas, 16.6 por ciento más en comparación con el año anterior.

La determinación de colocar la planta en San Luis Potosí, considero, va más de la mano de la planeación global de la empresa, con miras a importar a Estados Unidos y no reforzar la fuerza de venta en el centro del país que como leemos en cifras anteriores es bastante.

De acuerdo con Harald Krüger, miembro de la junta directiva de BMW AG responsable de la producción, la determinación de llegar a México está encaminada a crecer en la región del TLCAN -compromiso que indican, inició desde hace 20 años con la primera planta en Spartanburg, Carolina del Sur-, en donde se considera aprovechar el potencial de crecimiento que está experimentando toda la región.

Según lo informado por la propia empresa en su portal institucional, “Todo el continente americano constituye uno de los mercados en crecimiento más importantes para BMW Group”.

Sigo pensando que la mejor opción tuvo que haber sido Hidalgo pues si se trataba de conexión con Estados Unidos, en la entidad existe la vía a Nuevo Laredo, la frontera más grande del continente y por donde entran los vehículos para venta, exportación e importación.

Más allá de voluntades políticas, que siento que no hubo demasiadas, el asunto se trató en esferas demasiado altas para los estados en donde se presumió que podía estar la inversión: Guanajuato, Hidalgo, Puebla, San Luis Potosí. Al final, ni gobernadores, ni funcionarios, parecen haber influido sino que la planeación empresarial de una compañía del peso de BMW decidió sobre las intenciones de políticos y empresarios locales.

http://twitter.com/laloflu