Intelecto Opuesto

Hidalgo qué culpa tiene del smog

Con el inicio de la nueva normatividad en materia de calidad del aire y verificación vehicular para la zona metropolitana del Valle de México en la que Hidalgo participa dentro de la denominada Megalópolis, las cosas cambiaron para los automovilistas de la entidad que desean circular tanto en Estado de México como en la capital del país.

Siendo las zonas que tradicionalmente marcan las rutas de quienes trabajan en la Ciudad de México pero residen en Hidalgo, o bien que tienen negocios, se surten, son proveedores, tienen familia, asuntos diversos, trámites, estudios y todo lo que engloba ser parte de esta gran zona –de las mayores del mundo- en donde se conjugan no solo de tres a cinco estados sino millones de mexicanos, el paso de ida y vuelta es obligatorio.

Tanto por la franja de acceso de la México-Querétaro con la región Tula-Tepeji, como por la México-Pachuca, la salida principal del estado a la CdMx, así como por Tulancingo-Pirámides para el Estado de México, los automóviles con placas de Hidalgo no tienen escapatoria a las nuevas medidas ambientales si es que desean circular por el centro de México.

No importa si tu auto es de Huejutla o de Jacala, o de La Misión o de Chapulhuacán, si se va a ir al ex Distrito Federal y a pasar por Estado de México se tiene que verificar forzosamente y no solo eso, cumplir con la nueva norma y todo lo que implica. Si es auto con residencia en Pachuca, Tula, Tulancingo y zonas aledañas, mayormente deberá ser verificado con las nuevas estipulaciones y tecnologías o atenerse a las consecuencias.

¿Qué debemos hacer para poder circular tranquilos?, lo primero es encontrar un verificentro que cumpla con la nueva norma ambiental federal. A una semana de haber iniciado la Profepa una serie de operativos para verificar el estatus de los centros de verificación como lo establece y la faculta la NOM-167 emergente, se han suspendido en total 114 líneas de medición de emisiones en 25 de los 43 verificentros inspeccionados durante los operativos de inspección realizados en la Megalópolis. En Hidalgo, de 4 verificentros inspeccionados, en dos se clausuraron 4 líneas, actualmente hay 63, pero muchos han decidido cerrar temporalmente para modernizarse.

Tuve oportunidad de platicar con el titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales de Hidalgo, Víctor Gómez Navarro, quien me comentó que es precisamente este momento el idóneo para, como en estados como Morelos, reordenar el tema de los verificentros, la tecnología que emplean, y las acciones para cuidar y mejorar la calidad del aire.

En suma, a Hidalgo sí se le afectó con la nueva medida, no porque no se quiera o se pretenda colaborar con las acciones ecológicas sino porque sin decir agua va llegan inspecciones, clausuras, sanciones y hasta un ultimátum de parte de las autoridades de la CdMx, quienes arremeten no solo contra sus gobernados sino de paso con los que deben o tienen que ingresar a la capital.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com