Intelecto Opuesto

Fiscalización versión "beta"

La fiscalización de las campañas a diputados federales en Hidalgo no será la excepción ni la regla en esta primera experiencia del Instituto Nacional Electoral en comicios mexicanos.

Sin embargo, no se debe subestimar el discurso de los propios consejeros nacionales del nuevo organismo, pues a pesar de que nunca en la historia se ha dado un revés de tamaño importante o de una elección de las denominadas mayores (Presidencia o alguna gubernatura), la reforma electoral diseñó un sistema de fiscalización riguroso que de acuerdo sus propias palabras “exige mayor institucionalización en sus finanzas”.

El consejero nacional Ciro Murayama, señaló ayer que con dichos cambios “A partir de ahora militantes, candidatos, y dirigentes deben de asumir una cultura de rendición de cuentas y transparencia”. Lo que nos deja en claro que con el IFE, o jamás se revisaron las cuentas o se hicieron los que nunca vieron nada.

El mismo doctor en Ciencias Económicas reiteró que “Las sanciones que impone esta autoridad son una manera de contribuir a la credibilidad del sistema de partidos”. Algo que en mi humilde opinión jamás sucederá a plenitud, pues el sistema partidista del país es quizá lo más desacreditado junto con los legisladores, en la cadena de la percepción social de los representantes populares y actores en la política.

Qué dijo a su ves Lorenzo Córdova, el consejero presidente del INE: “El nuevo reglamento de fiscalización corrige las distorsiones del reglamento anterior”, es decir, jamás se respetaron topes de campaña, por lo menos de Vicente Fox a Enrique Peña, incluidas elecciones estatales para gobernadores, municipios y diputados federales y locales.

De acuerdo a Córdova Vianello el nuevo sistema de fiscalización supone un proceso de adaptación colectiva y plantea una fiscalización mucho más rigurosa con nuevas sanciones y consecuencias.

“Por primera vez una de las causas para anular la elección serán irregularidades en el ingreso y gasto. Uno de los propósitos de la reciente reforma fue la estandarización de metodologías para homologar la fiscalización local con la federal”, detalló ayer en sesión extraordinaria el consejero presidente del INE.

A pesar de ser un sistema de vigilancia de recursos para las campañas en versión beta o de prueba, es pertinente que los partidos y sus candidatos no echen en saco roto lo antes leído aquí y que bien señalaron dos de los protagonistas de la organización de elecciones en el país.

Así como el INE está a prueba por primera vez en una votación, también lo está el sistema de fiscalización como mecanismo de credibilidad ante la sociedad. Si no se sancionan las irregularidades, si no hay un revés en algún resultado que demuestre que esto no es de chocolate, entonces apenas, muy apenas se comenzará a recobrar la confianza de la ciudadanía para con el sistema político y electoral mexicano.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com

http://twitter.com/laloflu