Intelecto Opuesto

La Feria de San Francisco

Como cada año, con las fiestas patrias llega la época de la feria anual de Pachuca, un festejo por partida doble en donde se celebra la tradicional de San Francisco de Asís en el Centro de la ciudad, y por otro, la Hidalgo que es la feria estatal.

En ambos casos se espera otorgar un beneficio al comercio hidalguense y foráneo que llegan a rentar espacios y sobre todo difundir las tradiciones y artesanías del estado, con el fin de propiciar más visitas en el ramo turístico.

Es indudable que cada año se espera esta fecha para dar rienda a suelta a cuestiones meramente superficiales, que en muchas ocasiones no terminan por ser algo tangible para la población de la ciudad; sin embargo, en el esparcimiento necesario que se requiere, es algo que termina por ser llamativo y esperado por diversos sectores de la población.

Por muchos años, se ha tratado de dar realce e impulso a un magno evento como la Feria de Hidalgo y por lo visto con el desarrollo turístico parece haberse logrado de cierto modo, al menos en las últimas ediciones.

Ayer, durante la presentación del evento en Pachuca, la titular del Sistema DIF, Guadalupe Romero de Olvera informó que serán 300 los stands expuestos al público, mismos que sirven de fuente de empleo temporal para los hidalguenses.

La primera dama del estado invitó a la población en general a visitar el que nombró el mejor restaurante de la festividad, La Casa Grande, mismo que genera ganancias para el organismo asistencial y que sirve comida típica mexicana.

En el evento celebrado en el Centro Cultural del Ferrocarril se adelantó que se contarán con 50 eventos permanentes como presentación de payasos, espectáculo de patinaje en hielo y exposiciones en los pabellones que expondrán turismo, artesanías, granja interactiva y zona comercial, además de comida y el Teatro del Pueblo, culminando con el Palenque que es parte fundamental de toda feria estatal.

Si bien no se han contrastado cifras entre estados del Centro del país, la de Hidalgo parece ser una de las ferias más atractivas y populares, al menos con más visitas que las de entidades vecinas como Tlaxcala o las de municipios mexiquenses que colindan con Hidalgo como Tecamac y Ojo de Agua.

Las festividades de este tipo en Hidalgo son parte ya del arraigo en municipios y comunidades; prácticamente en los 84 ayuntamientos se celebra una feria anual, la cual persigue los mismos fines: apoyo al comercio, rescate de tradiciones y esparcimiento popular. Es algo que no se le puede negar a la población pero tampoco se debe echar la casa por la ventana.

Sin embargo, para la de Hidalgo, en Pachuca que es la capital del estado, el evento debe y deberá ser siempre más reluciente que los demás y con más atractivos y por ende, con mayores ganancias.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com

http://twitter.com/laloflu