Intelecto Opuesto

Expectativa contra realidad

A horas de que sean presentados los resultados del crecimiento económico del primer trimestre y se haga el cálculo de expectativa para el resto del año y meses posteriores, se deben analizar factores que se contraponen pero que sirven para asimilar de mejor forma las cosas.

Por un lado, el secretario de Hacienda del gobierno federal, Luis Videgaray Caso, afirmó que el efecto de las reformas estructurales le permitirá a México alcanzar tasas de crecimiento de 5 por ciento anual en la segunda mitad de la administración federal.

Además, dijo que 2014 será el último año en que se aplique el llamado “gasolinazo”, el cual se ha caracterizado por un aumento de 11 centavos al precio de la gasolina el primer sábado de cada mes.

Videgaray destacó también en esta semana que en el primer trimestre del año la inversión extranjera directa hacia México creció 17 por ciento respecto al mismo periodo del año anterior. “El mundo está invirtiendo y está apostando por México”, dijo.

También resaltó que en los primeros tres meses del año, el gasto público se incrementó 13.6 por ciento en comparación por igual periodo de hace un año. En tanto el gasto en inversión física se elevó 45 por ciento.

A él se le sumó el coordinador del PRI en el Senado, Emilio Gamboa Patrón, quien confirmó las declaraciones del secretario de Energía, Pedro Joaquín Codwell, de que a partir de 2015 concluirán los aumentos mensuales a la gasolina.

Sin embargo, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición, una canasta de 40 productos recomendables para la alimentación registra un valor de 195.3 pesos en supermercados, en mercados públicos de 186.3 y en tianguis o mercados sobre ruedas de 172.4 pesos.

El salario mínimo vigente de 67.29 pesos diarios no alcanza para adquirir alimentos nutricionalmente recomendados y para lograrlo, se tendría que ganar 184.96 pesos, es decir, habría que aumentar 117.67 pesos al día.

Lo anterior fue denunciado por el diputado de Movimiento Ciudadano, Ricardo Mejía Berdeja a nivel nacional, quien dijo que el poder adquisitivo ha registrado una caída de 77.79 por ciento de 1987 al presente año, lo que significa que una familia sólo puede comprar 34 por ciento de los productos de la canasta básica recomendables con un salario mínimo.

Como vemos no se trata de izquierdas o derechas, pero sí de precisiones a efecto de aclarar el panorama rumbo a las expectativas de crecimiento económico. Por un lado se nos presenta un menú atractivo, alentador, con esperanza de un crecimiento que podría dejarnos ganancias producto de mayores salarios y más empleo; pero por otro, el escepticismo mexicano, el desánimo político y la eterna promesa de que por merecerlo (cualquier situación a la que se refieren como justicia social) lo tenemos ganado, que es lo que siempre nos ha llevado la fracaso.

http://twitter.com/laloflu