Intelecto Opuesto

Estrategia de prevención

Tras lo acontecimientos de hace una semana en la ciudad de Monterrey, autoridades de todos los niveles se han volcado a referirse al tema como una emergencia nacional de prevención de situaciones de riesgo en los planteles educativos.

Tanto sociedad como gobernantes y representantes populares se han expresado abiertamente por cuasi militarizar las revisiones de mochilas, así como para verificar el andar cotidiano de los niños y niñas de nivel básico, así como de estudiantes de media superior e incluso de niveles universitarios.

Se sabe que lo ocurrido en el norte del país no fue cosa menor, ni que pasará simplemente como cualquier lamentable noticia, por lo que ahora sí parece que será un tema de la agenda política nacional el hacer frente, principalmente, al uso y posesión de armas de fuego en el país.

Ayer, durante la reunión de la Conferencia Nacional de Gobernadores se acordó impulsar una serie de medidas orientadas a no permitir más que puedan darse posibilidades de eventos como el que orilló a todo lo anterior.

Los mandatarios estatales insistieron en que propondrán que dentro de la regulación del uso de armas se contemple la posesión como un delito grave, dependiendo del tipo de arma que se trate, aunque de entrada sabemos que todas son peligrosas y mortales.

También, impulsar una política de protocolo de destrucción de armas de fuego. Promover acciones de prevención de la violencia y delincuencia con canales de vinculación entre gobierno y sociedad.

Retomar el debate nacional sobre la iniciativa de Mando Coordinado que se discute en la Cámara de Diputados, que aunque parece tema de otro debate, es parte fundamental de una coordinación en materia preventiva para poder realizar acciones con municipios y escuelas de todo el país.

En Hidalgo, la Secretaría de Educación Pública viene trabajando el tema mediante una estrategia de cultura de prevención, que de acuerdo a su titular Sayonara Vargas, se compone de diversas etapas y no solo se centra en el multicitado Operativo Mochila del cual todos claman para hacerle justicia a las víctimas de actos mortales en Monterrey.

Se habla de varios filtros para prevenir la violencia, comenzando por el más importante que es en el hogar, donde los padres de familia son los actores principales y quienes deben proporcionar la educación y orientación para dar inicio a la cadena de prevención; después, la institución educativa, donde se deben reforzar las medidas de supervisión de los alumnos, con colaboración de autoridades de Seguridad Pública, que en el caso de la entidad se hacen a través de talleres y conferencias, atención directa a problemas al interior de escuelas y exposiciones muestras y testimonios reales de lo que una acción desorientada puede llegar a provocar.

El tercer filtro, el regreso a casa. Donde al haberse aplicado correctamente los dos anteriores, se reduce el riesgo de alguna situación que exponga a los menores y sus familias.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com