Intelecto Opuesto

Encuestas aún sin conocerse

Al inicio de cada campaña política siempre se tiene un muestreo con datos preliminares de cómo es el comportamiento del electorado en los diversos distritos de un estado, región, municipios o de buena parte del país.

Para los partidos políticos, es un punto básico el contar con cifras que les permitan planear las estrategias para reforzar la intención del voto, ya sea con sus bases y militancia, o bien para ir en busca de captación de ciudadanos que no hayan decidido acudir a las urnas o que desconozcan la oferta de aspirantes y partidos.

A 45 días de las elecciones, las encuestas preliminares no han sido develadas por dos cuestiones: la nueva normatividad hecha catálogo de prohibiciones que aprobó el Instituto Nacional Electoral (en donde se pueden dar multas y sanciones), y el hecho de que las primeras cifras siempre son un espejo que no refleja la realidad ni siquiera del momento.

La verdadera intención del voto, dicen los que saben, se toma en los últimos 15 días de campaña, es decir, una semana y media antes del 7 de junio, en donde con libreta en mano, los partidos políticos y su gente estarán recabando todos los datos posibles que les permita tener con certeza el presagio del resultado previo a las urnas.

Sin embargo, para el escenario de la especulación que nunca puede ni debe faltar en ninguna elección mexicana, para la del 7 de junio ya se habla de algunas cifras que van de los 20 a los 24 puntos para el PRI –el partido en el gobierno federal- que por ser la principal fuerza política del país parece (y escribo parece porque sólo es apariencia) que lleva las de ganar, por encima del PAN quien se acerca a los 20 puntos y el PRD que se mantiene en los 18 y 19.

Por detrás viene el Partido Verde Ecologista de México con su extraña estrategia de padecer de multas millonarias, de sobre exponerse, de servir de carne de cañón, pero que al final parece darle buenos dividendos entre el electorado.

Al final, Nueva Alianza, quien mantiene su coto de poder en estados como Hidalgo y Puebla, que no tiene mucha presencia en el norte y sur del territorio, pero que puede pensar en aspirar con seriedad para poder tener margen de negociación de 2016 a 2018. Y hasta después, los nuevos partidos Morena, Humanista y Encuentro Social, que con los ya veteranos Movimiento Ciudadano y PT tratarán de pelear por los pocos espacios que la gente y el hartazgo por los partidos les permitan, con el único e irremediable objetivo de asegurar la permanencia para futuras competiciones.

Los primeros datos no provienen de casa encuestadoras como tal, ni de empresas formales u oficiales, son cifras que este autor de la columna se ha dado a la tarea de investigar e indagar con personajes de partidos políticos desde el estado de Hidalgo. Por lo demás, las encuestas aún no se han dado a conocer y no parece que se revelen muy pronto.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com

http://twitter.com/laloflu