Intelecto Opuesto

Dirigencias al margen II


Ayer escribí en esta columna sobre el actuar de las dirigencias de partidos políticos en la actualidad hidalguense y de cara al proceso electoral 2016; primero el PRI, quien es el más posicionado en cifras de últimos comicios, con una dirigencia aún al margen de determinaciones. Después Acción Nacional, quien parece haber retomado el segundo puesto de fuerza política en el estado, pero que cuya dirigencia está aún inmersa en cuestiones políticas internas y tratando de realizar amarres de cara a la designación de nombres; y el PRD, quien no parece estar en las mejores condiciones para competir pero que nunca se podrá quedar de lado sobre todo teniendo un voto seguro, aunque mínimo, de quienes subsisten tras la desbandada a Morena, el partido que a todos preocupa pero que a mi parecer en Hidalgo no prosperará como en el DF o el sur del país.  Así, vimos el caso del Partido Verde, cuya dirigencia resalta por ser una de las más dinámicas en la actualidad en el estado, pero que deberá aprender a negociar con mesura y sin entreguismos.

Ahora, nos toca ver lo que es la actual dirigencia de Nueva Alianza, el partido magisterial quien bajo las riendas del profesor Eliseo Molina ha sabido mantenerse con un voto permanente que se ha reducido en los últimos años pero que mantiene zonas de influencia y fuertes presiones para otros partidos en regiones importantes.

Las épocas de los 100 mil votos, de las promesas de llegar a 150 mil parecen estar lejos de las actuales pretensiones y los panalistas buscan más el apoyo ciudadano que el de sus propios correligionarios y sus familias.

Después, está Encuentro Social quien aparece como una opción diferente al electorado y que tendrá que ir en solitario al igual que Morena por ser su primera incursión tras haber mantenido el registro. Con ellos, Natividad Castrejón ha sabido sumar más adeptos que negatividades y aunque les falta trabajo de campo, se mueven bien en redes y entre la población joven.

También, Movimiento Ciudadano, quien con Christian Pulido Roldán busca equipararse a niveles de sus más cercanos rivales como Nueva Alianza,  el Verde y Encuentro Social, con un discurso recargado, donde se busca darle más impulso a los candidatos nuevos, sin razón política, como si se trata de independientes, pero que al final deben tener el pulso de las zonas a atacar.

Como vemos, las dirigencias políticas mantienen actuaciones y enfrentan problemas similares, con corrientes internas que buscan acaparar espacios y candidaturas y personajes que se contraponen pero que buscan sumarse en el mismo proyecto partidista pues al final, se supone, que todos persiguen el mismo objetivo: un partido político como organización humana y social que desea el bienestar y progreso de los pueblos a través del ejercicio de la administración pública.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com