Intelecto Opuesto

¿Desinterés o desinformación?

En lo que será la primera intervención del Instituto Nacional Electoral para comicios en estados como Hidalgo, la situación parece caminar más normal que de costumbre.

Me refiero a que, no habiendo mayores problemas que la organización normal de cada proceso electoral, o la conformación de grupos de trabajo para la capacitación, el trabajo del INE en el estado no ha sido brillante aún, ni tampoco tan importante como en su momento ocurría con el IFE o la mancuerna con el IEEH que se hacía para cada votación.

Tampoco es que a la fecha el trabajo no sea el mínimo requerido o el que las circunstancias demandan, sin embargo, siempre luce más el que el árbitro de la elección sea lo más vistoso y no de lo que menos se hable.

En tanto, el proceso de transición del actual Instituto Estatal Electoral a organismo público local, se realiza de forma discreta, como no queriendo pasar a la posteridad y por ende, con los últimos movimientos y propuestas rumbo a la elección.

Y es que mientras el INE termina su adecuación administrativa y normativa a la nueva reforma, el IEEH mantiene cierto control sobre la vida interna en la organización de comicios y el actuar de los partidos. Algo que hasta cierto punto es benéfico.

Más allá de ser o estar en proceso de ser un brazo de apoyo, el IEEH puede tener una participación más activa y trascendental de cara al 7 de junio. Dos árbitros pueden más que uno y en eso podría recaer la labor de los institutos organizadores de votaciones, tanto el nacional como el estatal, como una última participación conjunta para el beneficio del proceso en organización.

Pero esto, lo sabemos usted y yo solamente, apreciado lector y lectora. Falta mucha difusión y a escasos días del inicio de las campañas políticas, se puede perder la información del trabajo realizado a causa de la vorágine de los partidos y sus candidatos que desde la siguiente semana estarán en todos lados y a todas horas, queriendo acaparar nuestros sentidos y atención.

Los pronósticos sobre la votación y el abstencionismo que ya se prevé solo es parte de la misma desinformación que vive el pueblo o de plano del problema eterno de la falta de interés en los asuntos de la vida política del país.

Tampoco es culpa del INE o del IEEH, pues ellos cumplen su trabajo, su encomienda para la que fueron creados. Sin embargo, en ellos recae el asunto de hacer de cada jornada electoral un territorio seguro para la democracia y atractivo para la población, en donde vean que la herramienta del voto es la respuesta a muchas de las dificultades  que hoy padecemos, pero como bien dicen en mi pueblo y más en estas fechas de reflexión: cómo pues invocarán a aquel de quien no han oído. Y es cierto, sin información y con falta de interés, no habrá democracia participativa que funcione.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com

http://twitter.com/laloflu