Intelecto Opuesto

Desaparición de poderes

El asunto político y de inseguridad en el estado de Guerrero ya impactó en prácticamente todo el centro del país; quizá aún no en la parte fronteriza con Estados Unidos donde la dinámica es diferente y la forma de vida es bastante alejada a la del centro y sur de México.

Quienes cohabitamos y hemos andado entre Distrito Federal, Estado de México, Hidalgo, Puebla, Tlaxcala, Morelos y por ende, Michoacán y Guerrero, entendemos más el asunto de cómo se comporta la gente y la ciudadanía de este lado del país.

Mientras en Tamaulipas y Nuevo León la situación de inseguridad es otra; en Coahuila y Chihuahua también se presentan escenarios diferentes a los que podemos apreciar en el sur del territorio nacional.

El asunto es que todos compartimos un mismo problema llamado inseguridad y falta de calidad de vida; muchas horas de trabajo y empleos mal remunerados. Pocas opciones de crecimiento y una oportunidad mínima de poder sobresalir durante un tiempo para luego volver a lo mismo.

Del futuro, de eso no pensamos ahorita en México, por lo menos no mientras tengamos que cuidar el presente como si fuera el último día, pues no sabemos que podría pasar o quién podría desaparecer mañana.

La política, desde donde se intenta resolver el problema nacional, propone la desaparición de poderes como primer paso experimental a probarse en el estado de Guerrero; ahí, de darse las condiciones, podría emerger la posible solución para una recomposición.

La desaparición de poderes se pidió desde el Partido Acción Nacional y se fundamenta básicamente en que las condiciones de gobernabilidad no son las que la población de dicha entidad requiere; mucho menos las que el propio aparato burocrático y político puede brindar como ente público.

Si acaso funciona la situación política para Guerrero ¿esta podría aplicarse en otros estados con crisis? La respuesta que también viene del lado político es no. Quizá Guerrero por ser un estado gobernado por el grupo con menos poder del poder, el PRD, sea más manejable en ese aspecto, pero dudo que un gobernante panista o del PRI pase siquiera por el linchamiento mediático por el que está pasando Ángel Aguirre.

Por tanto, ayer el Senado de la República amplió el plazo para que la Comisión de Gobernación resuelva sobre la petición de senadores de Acción Nacional para realizar la declaratoria de desaparición de poderes en Guerrero. La asamblea acordó que el órgano legislativo tenga a más tardar el 30 de octubre para determinar si procede o no la desaparición de poderes en ese estado como lo estipula la fracción V del artículo 76 de la Constitución.

Se ampliaron las facultades del grupo plural, al que por cierto pertenece y encabeza el hidalguense Omar Fayad Menses, para que se de seguimiento a los hechos ocurridos en Iguala los días 26 y 27 de septiembre, para que realice las actuaciones pertinentes tanto en la capital del país como en el estado de Guerrero.

http://twitter.com/laloflu

eduardogonzalez.lopez@milenio.com