Intelecto Opuesto

Desaparición forzada

Ayer organizaciones sociales señalaron que son pocos los esfuerzos por documentar y denunciar casos de desaparición forzada en estados como Hidalgo, al revelar que siguen cuatro personas en esta situación desde hace más de 40 años.

De acuerdo con el Comité de Derechos Humanos de las Huastecas y Sierra Oriental, entre los años 70 y 80 en Hidalgo, en la Guerra Sucia, desaparecieron cuatro personas de la Huasteca además de presentarse más de 200 asesinatos.

Casi medio siglo después vemos que la situación no ha cambiado sino que se ha empecinado en darnos la misma lección una y otra vez. Ahora, con el caso de los normalistas desaparecidos de Ayotzinapa, el vuelco se turnó asunto prioritario para el país y para el ámbito internacional.

¿Qué se ha hecho para empezar a combatir la desaparición forzada en nuestro país?, muy poco. Pero lo cierto es que ya hubo un inicio con muestras de voluntad política desde el Senado. Con la recién presentada iniciativa de reforma al artículo 73 Constitucional y la creación de la Ley General para Prevenir y Sancionar la Desaparición Forzada de Personas.

La propuesta, que encabezó el hidalguense Omar Fayad, pretende dar un alto impacto a nivel internacional pues tipifica el delito de desaparición forzada y establece sanciones que van desde 2 hasta 60 años de prisión a quien conozca de un caso de desaparición forzada y no lo denuncie y hasta el extremo opuesto para los responsables de casos en donde la víctima pierda la vida.

Prevé además, un incremento de las penas en una mitad, en casos en donde la víctima sea menor de edad o adulto mayor, tenga incapacidad, sea mujer en estado de gravidez, o pertenezca a algún pueblo o comunidad indígena.

El tema cobra relevancia, pues aún es un pendiente en todos los frentes gubernamentales, y porque sigue siendo un tópico que al país le urge atender. Apenas en abril pasado, el Gobierno de México y la Unión Europea acordaron trabajar de manera coordinada para poner en marcha una serie de proyectos para el fortalecimiento de las capacidades en la prevención y combate a la tortura, la desaparición forzada y la protección a periodistas y defensores de derechos humanos.

Ayer, los integrantes del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos presentaron un informe de las actividades que llevaron a cabo durante la segunda visita de trabajo a México y recomendaron a las autoridades una serie de medidas para seguir con la búsqueda de los normalistas, entre las que se encuentra contar con la participación de los padres. 

El asunto no se detiene y aunque ha salido de la palestra política es algo que no debe descuidarse y seguir dándole la prioridad que merece, con iniciativas como la de Fayad, con aportaciones como las de la Unión Europea, con más aportes de la ONU, y con la aparente atención del Ejecutivo federal quien de reojo solo mira como pasa el tiempo de un asunto que si bien se ha atendido no se ha solucionado.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com

http://twitter.com/laloflu