Intelecto Opuesto

Delincuencia en Pachuca

Hasta el mes de junio, de acuerdo con los registros de incidencia delictiva de la Secretaría de Seguridad Pública de Hidalgo, detallan que en Pachuca se ha incrementado en cierto grado la delincuencia común, sobre todo, en particular con lo relativo a denuncias por robo y personas puestas a disposición. 

De mayo a junio, según los informes oficiales, se duplicó prácticamente la detención de personas con elementos de culpabilidad, siendo hoy más minucioso y exacto el proceso jurídico por el Nuevo Sistema de Justicia Penal.

Así, mientras en mayo hubo 263 personas puestas a disposición, en junio se alcanzaron las 424, esto es 14 personas al día arrestadas para una ciudad como Pachuca, parece ser demasiado.

En esta temporada vacacional, es normal que se incrementen los delitos más usuales de una zona tranquila como lo es la capital hidalguense; el paso de foráneos, las visitas y estadías de personas de otras entidades reflejan posteriormente –y parece ser ya un fenómeno social, casi anual- una cifra similar a la de junio por lo que en julio y agosto se esperan ya cifras del mismo tipo.

Y no es que todo este saliendo mal o que la delincuencia se apodere de Pachuca; los robos a cas y vehículos, que son los más denunciados no solo en la Bella Airosa sino en todo Hidalgo, tienen un nuevo acompañante que es el robo en la calle, a transeúnte, a personas.

Dentro de las zonas más riesgosas podemos contar muchas gracias a anécdotas, correos de denuncias, llamadas de emergencia, pero es evidente que siempre han existido zonas de alta incidencia como el Centro, los barrios altos, los fraccionamientos que colindan con Mineral de la Reforma, Zempoala, San Agustín Tlaxiaca y otros municipios.

Recientemente caminando por calles del primer cuadro, con una Plaza Independencia en plena remodelación, encontré mucha gente observando, muchos vendedores de esquina, muchos personajes urbanos pidiendo dinero, otros simplemente ofreciendo algo; todos, quizás en un colectivo imaginario que padece psicosis, en actitud sospechosa.

Es normal entonces, encontrar las cifras que presenta a manera de transparencia la SSP del estado, siendo que en acciones coordinadas con la policía de Pachuca, detienen a por lo menos una o dos personas cada 2 horas.

Hace un par de semanas, estacioné mi vehículo en la calle Guzmán Mayer casi esquina Abasolo en el Centro de Pachuca; al volver unas horas después el cofre estaba abierto y todo quedó listo para retirar la batería, un delito y práctica que se viene presentando cada vez más, me dicen, en las calles de la ciudad.

Afortunadamente no pasó a mayores y la policía local me atendió de forma correcta, pero es innegable que la comisión de ilícitos por causas tan diversas como obvias al ojo ciudadano y testigo de nuestra realidad, es algo que tenemos en la puerta de nuestras propias casas.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com

http://twitter.com/laloflu