Intelecto Opuesto

Contaminación en Hidalgo

El tema público del año sin lugar a dudas en la zona Centro del país es la contaminación. Como nunca antes, los factores ambientales hicieron que todo mundo volteara a ver la problemática real que padece la Ciudad de México y su área metropolitana.

Las contingencias cada vez más habituales nos hacen preguntarnos qué está pasando y qué podría pasar con las demás entidades, cercanas a la capital del país como lo es Hidalgo.

Hoy, el juicio popular está centrado en la CdMx y lo que se dejó de hacer al respecto. Sin embargo, nadie sabe cómo está el problema en las zonas colindantes y de qué tamaño es.

Por más de 50 años la entidad ha sido el receptor de las aguas negras del Centro de México, la sede de empresas como refinerías y cementeras, una termoeléctrica, cientos de naves industriales y nula planeación en cuanto a crecimiento urbano, lo que ha provocado devastación de suelo.

Hidalgo, cuya geografía le permite estar aislado en muchas regiones, presenta un fuerte problema climático que ya se deja sentir a diario en su capital, Pachuca, así como en otras zonas como Mineral de la Reforma, el Valle de Tizayuca, el Altiplano, y por supuesto la región Tula-Tepeji, la que se dice es la zona más contaminada del estado y de buena parte del país.

No es casualidad que el clima pachuqueño ya no sea el mismo que hace 20 o 30 años. Hay quienes dicen que antes solo hacía frio. Ayer, por ejemplo, hizo sol, lluvia, granizo, sol otra vez, tormenta eléctrica y después frío.

De acuerdo al Programa Estatal de Acción ante el Cambio Climático de Hidalgo, entregado en 2011, para este año 2016, Hidalgo tendría implementadas las estrategias de mitigación y adaptación, que incluyan tanto los mecanismos de medición, reporte y verificación, como de monitoreo y evaluación de calentamiento y contaminación a fin de fortalecer la reducción de emisiones de gases hasta un 8%, como medida principal de mitigación.

Aún así, la contaminación sigue siendo la parte central de los problemas ambientales del estado, y con el desconocimiento del tema y las cifras, no se puede atacar el problema que ya afecta a la Ciudad de México; somos testigos de lo que está pasando a 90 kilómetros de Pachuca y aún se está a tiempo de poder generar políticas y acciones de prevención.

De acuerdo con la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, el país y en especial la región donde se encuentra el estado es de las más vulnerables ante los efectos contaminantes, incluso siendo contemplados esos riesgos en la Convención Marco de las Naciones Unidas.

Dudo que terminen de la noche a la mañana las prácticas habituales en zonas industriales, la producción de combustibles y energéticos, así como la actividad de explotación de suelos, que sumado al avance en urbanización y generación de desechos sólidos podría representar un fuerte problema de polución y entonces sí, de contingencia para Hidalgo y sus alrededores, como actualmente ocurre en la Ciudad de México.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com