Intelecto Opuesto

Conspiraciones políticas

A medida que se acerca el final de las campañas y la fecha para la votación el próximo domingo 5 de junio de 2016, comienzan las teorías de conspiración política y las especulaciones de los escenarios que se presentarán antes, durante y después de la jornada comicial.

Siendo Hidalgo una se las entidades cuyo perfil ya está más del lado de la definición por antonomasia tradicional y herencia política –de los pocos estados del país sin alternancia alguna-, se presta la contienda a todo tipo de jugarretas de parte de quienes están más apartados ya no de una eventual victoria sino de un espacio de negociación.

Al ser también una contienda electoral donde todos los cargos públicos están en juego cualquiera pude decir y hacer lo que más le convenga a sus intereses y más en estos días previos a la culminación de los recorridos proselitistas en donde se tiene ya un buen pulso de lo que podría ser la cantidad de votos para la elección.

Si bien el debate entre candidatos a gobernador no definió tendencias ni preferencias si marca un rumbo en cuanto a las hostilidades, pues antes de dicha cita no se habían trastocado las viejas rencillas, situación que tras las declaraciones del fin de semana pasado en el encuentro público de aspirantes dio paso a esta nueva ola de ataques.

Tenemos en la contienda a tres experimentados políticos con décadas de experiencia en el oficio y que seguramente mantienen ciertas estrategias de forma clara y precisa, aunque sean estas las que vemos hoy en día.

Ayer el candidato del PRI a gobernador reveló que cuenta con información de que la presunta declinación que debía hacer alguno de los candidatos de oposición y que no se ha llevado a cabo, es porque se están negociando el costo –y no político- de la misma; esto es, que la presunta alianza de oposición se dará solo si hay un pago a alguno de los contendientes.

Por la noche, José Guadarrama publicó en sus redes sociales que no declinará por nadie y que llevará a tribunales la acusación. En tanto, el candidato del PAN, Francisco Xavier Berganza se ha limitado a no salir más después de tan fatídico fin de semana que vivió hace unos días.

En tanto las dirigencias de los partidos políticos, parecen haber quedado al margen de dicha competencia entre candidatos pues incluso se ha declarado que no se pretende demandar a nadie y que se respaldan los proyectos de cada uno con su respectivo instituto.

Queda poco menos de dos semanas para poder finiquitar las campañas y serán días álgidos en donde seguramente saldrán más acusaciones, más denostaciones y sobre todo una lista de conspiraciones políticas en las que cualquier cosa es posible. Aunque tampoco parece ser un factor que vaya a contar en las urnas, si puede comenzar a influir en los ánimos de los equipos de campañas, en los nuevos seguidores y puede que en algún sector de la sociedad que busque representación popular.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com