Intelecto Opuesto

Combate al secuestro

Uno de los delitos que sigue lesionando de fea forma a la sociedad mexicana es el del secuestro o la privación ilegal de la libertad con fines de extorsión; se trata, se un fenómeno que no solo determina calidad de vida sino que provoca pérdida de desarrollo social, quiebra económica de familias y núcleos, así como propicia desplazamiento social por inseguridad.

Los estados del país y el gobierno federal siguen dando la batalla en su contra, en un escenario desigual donde no se cuentan ni con cifras ni con elementos reales o sustanciales para frenarlo; se dan capturas, se desarticulan bandas, pero es una práctica que por su naturaleza deshumana puede surgir en cualquier momento y bajo cualquier circunstancia.

De acuerdo con la organización México Denuncia del Consejo Para la Ley y Los Derechos Humanos AC, el secuestroha mostrado un incremento notable que cada día afecta a más familias, sin importar su condición económica. "Se puede afirmar que este delito afecta a todo tipo de ciudadanos, ante la gran impunidad que los delincuentes viven por falta de una investigación profesional por parte de las autoridades", señalan.

Según sus cifras, durante 2013 se registraron 74 casos cada 24 horas. En el 2014 la cifra se incrementó a 88 casos al día. Durante el 2015 esta cifra se ha mantenido, argumentan de acuerdo al comportamiento de las denuncias en todo el país.

Del lado oficial, se esgrime que cuatro estados concentran 56% de las víctimas de secuestro:

Tamaulipas con 538 víctimas de enero a noviembre del año pasado; Estado de México, con 186; Veracruz, con 150 y Morelos, con 123, según el Sistema Nacional de Seguridad Pública.

El 2 de octubre pasado, el Comisionado Nacional de Seguridad, Renato Sales Heredia, dijo que el delito de secuestro cayó en los últimos nueve meses en un 31 por ciento, incluso, durante septiembre se reportó el menor número de casos en el año. Afirmó que el éxito en la política criminal antisecuestro se debe a la funcionalidad y estrecha coordinación que existen con los tres niveles de gobierno y el ejército para desalentar su incidencia y erradicarlo del menú delictivo de los criminales en México.

Si bien no hay una compaginación dentro de las declaraciones y cifras oficiales, también destacan las cifras reveladas y develadas ante la sociedad, que son las que permiten inicialmente combatir este flagelo. En los últimos 10 años las denuncias por secuestro incrementaron 245 por ciento, según cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP). De acuerdo con información de esa dependencia, en 2003 se registraron 413 plagios en México, mientras que en noviembre de 2013, la cifra fue de mil 583 casos. En el sexenio de Vicente Fox se registraron en total dos mil 658 denuncias por plagio, mientras que en la administración de Felipe Calderón hubo 6 mil 347 casos de secuestros. En el año que lleva Enrique Peña Nieto al frente del Ejecutivo, van mil 704.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com