Intelecto Opuesto

Caso omiso a Protección Civil

Una vez más, la tragedia provocada por un incidente que pudo haberse evitado o prevenido destapó la falta de la cultura de protección civil en los municipios que más lo requieren, no porque los 84 no lo necesiten sino porque existen zonas en donde en verdad es urgente aplicarse en materia de seguridad ciudadana en todos los aspectos.

Uno de ellos es el municipio de Atitalaquia, sede de un parque industrial, de muchas empresas que manejan productos delicados y de riesgo, limítrofes con Tula y la refinería Miguel Hidalgo de Pemex, sitio en donde ya explotó una fábrica de agroquímicos y pesticidas, y que este fin de semana volvió a ser objeto de lo siniestro al registrarse una fuerte explosión al interior de una vivienda-predio en el que se rellenaban tanques de gas a través de una peligrosa técnica denominada picteleo.

El saldo tras el incendio ya es de una persona fallecida y al menos 7 heridos de gravedad con quemaduras de segundo y tercer grado, en donde incluso ya un menor de edad tuvo que ser traslado a Estados Unidos para recibir atención en Texas. Ahí, en donde en tres años llevan dos incidentes de alta peligrosidad para la población, siguen sin contar con un Atlas de Riesgos actualizado, propio para la región, y tampoco tienen un cuerpo solido de rescatistas, de bomberos y de voluntarios capacitados para actuar ante contingencia industriales o naturales.

Este mes de enero se cumplen 3 años de las administraciones municipales de Hidalgo y ni una sola ha invertido como se debe en Protección Civil. Mucho menos en capacitación de cuerpos de rescate y en adquisición de infraestructura.

El caso de Atitalaquia vuelve a ser polémico pues no se dio aviso al subsecretario de Protección Civil y Atención de Riesgos del estado, Miguel García Conde, quien hasta ayer seguía sin recibir notificación o informe alguno y detallado del incidente para acudir a la zona y realizar una supervisión más minuciosa. Fueron bomberos de Tula y paramédicos de Tlahuelilpan, militares con base en zonas aledañas, quienes tuvieron que acudir a la emergencia y dar parte al estado. De la autoridad municipal, ni sus luces.

No es de extrañarse pues que la gente haya salido a manifestarse en más de una ocasión en Atitalaquia por diversas cuestiones, principalmente por la salud y seguridad de las familias quienes en menos de 5 años ya han padecido de accidentes industriales y de explosiones como la del fin de semana, situación que no corresponde a la calidad de vida que se pretende dar a la ciudadanía en Hidalgo.

Tendrán que ver el asunto seriamente con la coordinación de Gobierno en dicha zona y ante el gobernador Francisco Olvera pues como dice el titular de PC, sería grave que sabiendo que existen sitios o domicilios en donde se realizan actividades de riesgo, no hay un plan de prevención o siquiera una regulación.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com

http://twitter.com/laloflu