Intelecto Opuesto

Candidatos de unidad

Los partidos políticos dejaron de echar mano de las tácticas más tradicionales en el juego electoral. Las alianzas de facto, las coaliciones naturales entre corrientes del mismo instituto, la operación entre sectores, todo en lo que derivaba el elemento que prácticamente garantiza el triunfo en cualquier contienda cuando se cuenta con una buena estructura: el candidato de unidad.

Sea mujer o hombre, la figura del aspirante único siempre da un respaldo y es reflejo de lo que quiere y busca un partido previo a cualquier elección. El contar con una figura que te de confianza al interior y lo refleje al exterior en reuniones y concentraciones es prácticamente amarrar una buena parte del voto.

¿Cómo ha evolucionado la figura del candidato en los partidos? Ya no se echa mano de aquellos perfiles que a pesar de saber que son garantía, no son los indicados para el momento y el clima que se vive en materia social, política y de gobierno.

¿Cuáles son las características que debe tener un buen candidato? De acuerdo con las últimas designaciones para el proceso electoral que se nos avecina, el perfil es que sea de probada experiencia en cargos públicos; y es que el mensaje en institutos como el PRI, PAN y PRD parece ser el de “no vamos a improvisar”.

Ante esto, más de uno levanta la mano para poder contender y se inicia una pugna interna por la designación en la que se ponderan los talentos políticos, operativos y de lealtad hacia las personas que son dirigentes, a los decanos de experiencia en cada uno de los comités estatales, así como de uno que otro amigo o conocido que puede dar una buena recomendación.

Sin embargo, esto no abona al término y concepto del candidato de unidad que debe o debería existir ya listo y preparado para cada distrito,  para cada municipio, para la gubernatura y para cada elección que se organiza en Hidalgo y en todo el país.

¿Cuáles son las ventajas de contar con aspirantes únicos que no tengan competencia interna alguna en apariencia pues ya vencieron a sus primeros adversarios en la búsqueda y operación por la precandidatura ante su partido previo a su registro? La idea en política es que la unión hace la fuerza, en cuestiones del propio partido; por lo que el divide y vencerás no aplica en los casos de buscar un candidato único que represente a todos los sectores, a todos los intereses, a todos los involucrados y a todos los descalificados.

Los últimos comicios a nivel federal nos han mostrado que los candidatos a puestos importantes como gobernadores y a la Presidencia, que han sido la mayoría de unidad, consiguen los mejores resultados. Los que dividen al interior de su partido, los que muestran carencias de unidad y democracia y los que no convencieron de inicio desde adentro, no podrán ser aspirantes mañana, afuera, en las calle, en las campañas, y menos ser una buena propuestas para la sociedad en las urnas.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com

http://twitter.com/laloflu