Intelecto Opuesto

Candidatos “confiables”

Tras celebrarse el Consejo Político Nacional del PRI se determinó que se postularán candidatos confiables y limpios que ante la opinión pública y la militancia cuenten con el pleno respaldo de cara a las elecciones estatales que se celebrarán en junio de 2016.

El acuerdo, que se hace extensivo a las dirigencias estatales del tricolor, busca establecer las medidas pertinentes y los filtros adecuados que protejan al partido tricolor de la infiltración de la delincuencia.

"Se trata de blindar al partido, sus aspirantes, precandidatos y candidatos, en contra de la delincuencia organizada y del uso de recursos de procedencia ilícita en los procesos electorales locales que habrán de celebrarse durante los siguientes comicios", declaró Manlio Fabio Beltrones hace unos días.

Como se vio durante todo este año, el PRI buscó adelantarse a los demás partidos con diversas estrategias como el cambio de su dirigente nacional, renovación de estructuras en los estados, iniciativas políticas en los Congresos y ahora, sus días previos a convocatorias para tener candidatos únicos a las gubernaturas, presidencias municipales y diputados locales.

Esto es, que en la estrategia tricolor se busca contar con menos actores que dividan y más adeptos que sumen, y como suelen hacerlo, tener aspirantes que no llegaron a la postulación de su lado y no en su contra.

Para ello el líder nacional del tricolor comienza a echar mano de su antiguo y más afilado oficio político con el que su sola presencia será suficiente para convocar a la unidad en estados donde hay más de 2 o 3 aspirantes para un mismo cargo.

Incluso, Beltrones ya planeó las alianzas que tendrán para 2016, pues como dijo en el Consejo Político Nacional de su partido, "deberán sustentarse en una agenda política y un proyecto de gobierno sólido y con rumbo bien definido, de tal forma que éstas guarden la coherencia ideológica y programática, y que los candidatos se comprometan con ellas, a fin de que con el voto ciudadano, la oferta política se transforme en gobiernos de calidad".

En Hidalgo, la carrera por la candidatura a gobernador cada vez está más definida, y ya están los principales perfiles para la contienda interna, que si bien no se da de forma ordinaria, con campaña, reuniones y apariciones, sí se hace en términos de negociación política, acercamientos, llamadas y convenios.

Siendo un estado priista por tradición política, en Hidalgo no habrá problema para acatar los acuerdos del Consejo Político Nacional pues basta recordar los últimos procesos para gobernador en donde a pesar de haber más de dos pre candidatos siempre ha terminado por decretarse el proceso de unidad y pocos han sido los daños colaterales.

Ahora, para determinar la confiablidad de los candidatos que en el PRI Hidalgo ya están casi definidos, se debe transparentar desde declaraciones patrimoniales, currículos, sitios de Internet y todo lo relativo a los personajes políticos que aspiran gobernar.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com