Intelecto Opuesto

Blindan Edomex ¿pero Hidalgo?

Por segunda ocasión en lo que va del año, el gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila Villegas adelantó la instalación de una Base de Operación Mixta en zonas limítrofes de su entidad, que aunque no colinda directamente con Hidalgo, sí mantiene una influencia en cuanto a flujo de ciudadanos de una entidad a otra.

La primera ocasión, en enero pasado, el Ejército y la Policía Federal se instalaron en al menos 8 regiones de la zona de Cuautitlán Izcalli a Huehuetoca, colindancia de la carretera México-Querétaro que separa la entidad mexiquense con la franja de Hidalgo en los municipios de Atotonilco de Tula y Tepeji del Río.

Derivado de esta presencia hubo múltiples incidentes en la zona hidalguense, principalmente por los retenes federales a la entrada de Tepeji del Río. Detenciones, persecuciones, intercambio de balas, por lo menos en unas 5 ocasiones en menos de un mes, producto de la aparición de la autoridad en la zona.

Ahora, el gobierno del Estado de México vuelve a anunciar la presencia castrense y de la PF en otra zona, en el Oriente. El motivo es la violencia que se ha suscitado en los últimos días en aquella zona con ataques en bares y colonias de municipios como La Paz, San Vicente Chicoloapan, entre otros.

Además de estos puntos, existe un monitoreo y vigilancia especial, también del Ejército en la zona de Ecatepec, cruce directo para la México-Pachuca, entrada carretera a la entidad y acceso al Arco Norte por donde también se une desde la franja de Tula-Tepeji, hasta Texcoco-Lechería, la zona donde estará la nueva Base de Operación Mixta que pidió el gobierno mexiquense.

Dentro de las estrategias que anunció Eruviel Ávila destaca el que se ofrecerá un curso intensivo a los policías que integran la corporación municipal de la zona Oriente e hizo un llamado a las autoridades de ayuntamientos en toda la entidad para acelerar el proceso de depuración de sus cuerpos policíacos pues, dijo, conforme lo marca la ley los elementos que no sean confiables y que no han aprobado exámenes de control de confianza, dejen de ser parte de estas corporaciones.

El mensaje de parte del lado mexiquense parece arreciar conforme ha crecido la violencia y la incidencia delictiva, en tanto, del lado hidalguense se ha tenido que sopesar únicamente con acciones de contención.

En efecto, se está blindando o intentando proteger más que a otras zonas la frontera entre Estado de México e Hidalgo, así como sus accesos carreteros, sin embargo, las acciones son particulares e individuales. Cada entidad con lo suyo y parece, al menos en el papel, no haber una sinergia o colaboración de cara al combate al crimen organizado y la inseguridad común.

El tema seguirá vigente en las mesas con Gobernación federal y sólo es cuestión de que mandatarios y autoridades del Ejército puedan intercambiar puntos de vista, voluntades y planes, para que no sólo se blinde de un lado, sino de ambos estados.

http://twitter.com/laloflu