Intelecto Opuesto

Berganza, el panista

El primer candidato de manera formal que destapa una dirigencia partidista en Hidalgo para la gubernatura es Francisco Xavier Berganza Escorza, quien anunció ayer que competirá por el Partido Acción Nacional, instituto por el que fuera diputado federal allá por de 1997.

La determinación no es sorpresiva ni mucho menos mediática pero sí mueve el mapa político estatal al darse a conocer el primer contrincante por la silla estatal de Plaza Juárez, sobre todo si se trata de un aspirante con partido pero sin alianzas.

Con esta postulación, Francisco Xavier Berganza estará consolidándose como el político hidalguense con más competiciones a urnas con miras a la gubernatura; en 1999 fue lanzado también por el PAN en una jornada histórica donde a pesar de perder la elección ante Manuel Ángel Núñez Soto, se agenció cerca de 200 mil votos, lo que jamás había conseguido el partido blanquiazul en la entidad.

En aquella ocasión fueron con el PVEM en alianza, que a la postre sería la unión política ganadora de la Presidencia en las elecciones de 2000; y para el estado, conseguirían un histórico triunfo en la capital del estado con el extinto José Antonio Tellería Beltrán.

Berganza dejó las filas panistas en aquellos años del foxismo y regresó a la disciplina política aliado a Andrés Manuel López Obrador en 2006 donde obtuvo la senaduría por el estado, misma que ocupó seis largos años hasta el retorno del PRI en 2012 a Los Pinos. Meses antes de dejar el escaño buscó la presidencia municipal de Tulancingo por el Partido Nueva Alianza en 2011, perdiendo ante el panista y actual edil, Julio Soto Márquez por un pequeño margen.

Berganza llevó a su hermano Ramón al Congreso local en de 2011 a 2013; ambos controlaron el Partido Convergencia, ahora Movimiento Ciudadano, por casi una década en el estado; partieron a Puebla en donde se les vinculó muy fuertemente al gobierno del actual mandatario Rafael Moreno Valle Rosas, pues se desempeñaron por varias etapas como asesores estelares y piezas dentro de la Secretaría de Educación Pública de aquel estado con el ahora diputado del PRD, Luis Maldonado, entonces aliado morenovallista.

Francisco Xavier es pues un político de todos los colores quien no parece presentar una carta credencial única. Navega de elección en elección con toda la franqueza que le caracteriza. Y me consta. Lo he escuchado en conferencias de prensa en Pachuca decir que el está dispuesto a participar siempre en procesos de elección popular porque la gente confía en él, y en lo que puede hacer como gestor en parlamentos o en una administración pública.

Hoy se presenta como Berganza el panista, de nuevo, por la silla en Plaza Juárez. El primer candidato que asoma realmente su proyecto. Ahora, ¿su destape cambiará las determinaciones en otros partidos, en el PRI, en el PRD? Es posible.

 

eduardogonzalez.lopez@milenio.com