Intelecto Opuesto

Autodefensas contra el "bullying"

Los casos de agresiones y violencia entre alumnos y estudiantes de educación básica y media superior en el país, denunciados los últimos días a raíz de la lamentable muerte de Héctor Alejandro Méndez Ramírez de 12 años en Ciudad Victoría, Tamaulipas, no es más que la estela de una generación producto de la situación del país.

Como se quiera ver el asunto, es lastimoso que conforme salen casos a la luz, se demuestre la incapacidad de un sistema social y educativo mexicano para contener y erradicar la violencia, que ya trastoca prácticamente todas las esferas de nuestras vidas.

En el caso del denominado bullying, la realidad es aplastante y cada vez nos enteramos de más y más casos que tienen diversas aristas a analizar: la vida familiar, los valores, el entorno social, la educación, entre muchos más.

De acuerdo con la investigadora parlamentaria Claudia Gamboa Montejano, quien en 2012 presentó el estudio “El bullying o acoso escolar” en el Congreso de la Unión, detalla que un estudio publicado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) en agosto de 2011 se señala que un 11 por ciento de los estudiantes mexicanos de primaria han robado o amenazado a algún compañero.

Asimismo, se señala el porcentaje de estudiantes de sexto grado de primaria que declaran haber sido en su escuela víctimas de: robo 40.24 por ciento, insultados o amenazados 25.35, golpeados 16.72, o atravesado por algún episodio de violencia 44.47.

En Hidalgo, la situación no ha pasado desapercibida pues se han detectado casos que, afortunadamente, han recaído en las instancias adecuadas para su buen cauce.

En septiembre de 2012, la Oficina de la UNESCO en México y el Sistema de Desarrollo Integral de la Familia (DIF), junto con la Secretaría de Educación Pública de Hidalgo firmaron un acuerdo de colaboración para desarrollar el proyecto “Hidalgo, unidos por una cultura de paz”.

Incluso, desde agosto de 2013, el Congreso del Estado aprobó la Ley para la Prevención, Protección, Atención y Erradicación de la Violencia Escolar en el estado de Hidalgo.

Dicha normatividad tiene como objetivo prevenir el bullying en las instituciones educativas de nivel básico, medio y medio superior de escuelas públicas y privadas de la entidad. Señala que quienes cometan violencia escolar primero se les hará una advertencia verbal emitida por la autoridad institucional, además de que se levantará un reporte escolar por parte del director o autoridades escolares a los padres de familia o tutores del agresor y víctima. También ordena que el agresor sea canalizado para su atención profesional al DIF estatal o la Secretaría de Salud.

La situación es alarmante y no es para menos pues, al paso que vamos, qué es lo que vamos a requerir ¿autodefensas dentro de los salones o guardias estudiantiles que velen por la paz y la tranquilidad dentro de los pasillos escolares?

 

eduardogonzalez.lopez@milenio.com