Intelecto Opuesto

Aumentará gasto para educación

El proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación 2014 plantea incrementar los recursos de la Secretaría de Educación Pública en más 30 mil millones de pesos.

De acuerdo con el presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública, José Sergio Manzur Quiroga, para garantizar calidad educativa se propone un incremento de 8 mil 567 millones de pesos para el programa de Escuelas de Excelencia y para combatir el rezago educativo, así como 5 mil 666 millones de pesos para las Escuelas de Tiempo Completo.

También se prevén otorgar 4 mil 200 millones de pesos más a los servicios de educación superior y postgrado, mientras que para apoyar a instituciones de investigación, tecnología e innovación, se aumentarán sus recursos en mil 300 millones de pesos, cantidad que sigue siendo baja en comparación con otro tipo de programas como las propias Escuelas de Tiempo Completo que aún no terminan de cuajar en algunas zonas del país.

Además, habrá mil millones de pesos adicionales para la innovación tecnológica en negocios de alto valor agregado; 840 millones para becas de posgrado; 800 millones de pesos para apoyar el fortalecimiento y desarrollo de infraestructura científica y tecnológica, y se dará un aumento de más de 570 millones de pesos al Sistema Nacional de Investigadores (SNI).

Esta apuesta del Legislativo federal para ser más una respuesta a las peticiones de la agenda política entre la SEP, el SNTE y la CNTE, quienes mantienen negociaciones con el pretexto de la reforma educativa y con el asunto de las evaluaciones a maestros que, de plano, parece ya pasaron a segundo o tercer término.

Siguen existiendo dudas sobre si esta nueva aplicación de recursos que se perfilan para la educación pública es la solución a los problemas educativos y de aprendizaje que se padecen en todo el país.

Resulta paradójico que se pretenda invertir la mayor cantidad del aumento al presupuesto educativo en Escuelas de Excelencia y para combatir el rezago escolar, situación que además de utópica es poco medible pues en 2014 tanto un niño triqui como uno del DF puede desertar y el apoyo no se consolidó en nada.

Sería necesario aterrizar un plan que contemple mayor presupuesto a la formación docente y sí, a las evaluaciones que deberían comenzar desde la capacitación del servicio y que resulten en personal que promueva la no deserción entre la población menor.

Por cierto, México ocupa el octavo lugar de obesidad infantil en niños, y el cuarto en niñas. De acuerdo con la Universidad Nacional Autónoma de México, el costo de esta enfermedad fue de 67 mil millones de pesos por lo que en caso de no actuar la problemática será mayor; a este tema no se le dedicó presupuesto dentro del plan de gasto educativo, siendo que la mayoría de alumnos de primaria comienzan a comer alimento chatarra precisamente en las escuelas.

http://twitter.com/laloflu