Intelecto Opuesto

Ahora son impresentables

Después de las elecciones, los partidos políticos y sus dirigentes se establecieron como inamovibles en el estado.

Este fenómeno surgió de la mano de la llamada revisión que se debe dar al interior de cada instituto político por los resultados entregados en las votaciones del pasado domingo 5 de junio.

Y es que, ante el escenario que surgió por el nuevo mapa político y la dinámica que se espera a partir de septiembre con los institutos políticos, corrientes y gobernantes, lo que nos espera es tener conciencia real de qué gobiernos estarán al frente y qué es lo que podrán o no realizar.

La clase política gobernante ha dado muestras de ser impresentable en cualquier escenario y eso ha cobrado factura en las urnas.

No lo digo yo, lo replican los funcionarios estatales y federales, sobre todo los que perdieron la pasada elección del 5 de junio, y que ahora buscan curarse en salud por lo ocurrido.

Ahora, con algunos triunfos a cuestas y con el apoyo de alguna clase en el poder, buscan acreditarse a pesar de haber realizado poco o nada.

Apenas ayer, en la Cámara de Diputados se informó que se han presentado demandas de juicio político en contra de funcionarios públicos señalados como probables responsables de violaciones graves a las leyes o a las constituciones.

De acuerdo con diputados federales de oposición, los expedientes "duermen el sueño de los justos" donde la Subcomisión de Examen Previo pareciera no tener interés en funcionar.

El presidente de la Mesa Directiva, Jesús Zambrano Grijalva, pidió atender la demanda ciudadana para combatir las malas prácticas u omisiones en las que han incurrido funcionarios públicos.

"No hacerlo es desdeñar una exigencia y un mandato que la ciudadanía nos ha dado y estamos obligados a hacer valer", dijo.

A pesar de dicha exigencia, queda claro que no será prioridad el ponderar el sentido del voto de los ciudadanos pues es más importante el conciliar con las fuerzas políticas.

Al menos, en Hidalgo, los cambios son pensados en torno a lo que se jugará o estará en racha, pues de ahí nacen los equipos de trabajo o los grupos antagónicos que busquen más que generar, estar dentro de la baraja y el mapa político del estado.

Qué falta por hacerse, que las piezas se acomoden de acuerdo a la votación y a lo que puedan los propios partidos colocar.

Tanto síndicos como regidores, tanto funcionarios locales como federales, todos tendrán su influencia de cara al nuevo gobierno y al panorama político que se avecina para el estado de aquí a 2017 y 2018.

El mapa hidalguense seguirá figurando en todo el país y no se debe ni puede descartar a nadie, sobre todo si van encaminados a poder preservar el derecho de permitir a la población la capacidad de elección en sus manos.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com