Intelecto Opuesto

Ah que la pobreza

En México la pobreza aumentó de 36.3% a 37.1% en el último año revelaron los datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

En su informe “Panorama Social 2013”, la Cepal señala que el país aumentó 5.4 por ciento en los últimos 6 años, pues en 2006 el porcentaje de personas en situación de pobreza era de 31.7 mientras que en 2013  esta cifra aumentó a 37.1.

Por duro que se lea, es  la realidad con México, el único de once países del continente que comparte sus datos con la Cepal y que fue rebasado en dicho indicador por naciones a las que tanto criticamos como Venezuela y Colombia, una por sus presidentes y la segunda por habernos enseñado el mundo del narcotráfico.

Como sea, esos países están sobreponiéndose a la adversidad con políticas públicas dinámicas y que conllevan un alto contenido de desarrollo social y no sólo temporal o paternalista como se acostumbra en México con todo intento de rescate social, educativo o de seguridad pública. Ni modo, estamos reprobados, al menos por la Cepal. Ya habrá con quienes saquemos estrellita de excelencia en los mismos indicadores porque no faltará el mal pensado que diga “que casualidad que la nación de Chávez y Maduro sea de las mejores calificadas y el México de Peña Nieto no”.

Debo confesar que yo pensé lo mismo en un principio pero luego de leer el informe, disponible en http://www.cepal.cl, me di cuenta que sí, efectivamente, está sesgado en diversos aspectos pero la realidad sobrepasa todo tema político y las cifras, sobre todo esos números que hablan de “economías para crecer de forma sostenida”, no mienten.

Como todo en el país, la cosa no es reciente. Viene de sexenios atrás, por lo menos de los últimos dos y no es que le quiera echar la culpa a Vicente Fox y a Felipe Calderón, sino que la propia UNICEF, revela que los datos de 2008 sobre pobreza en México detallan que a 50.6 millones de mexicanos no les alcanzaban sus ingresos para cubrir las necesidades básicas respecto a salud, educación, alimentación, vivienda, vestido o transporte público, incluso dedicando todos sus recursos a estos términos. Para 2010 la cifra aumentó a más de 52 millones de mexicanos pobres y para este 2013, con las nuevas mediciones se estima la cifra de más de 53 millones de personas que habitan este país con carencias económicas que les impiden tener una calidad de vida relativamente estable y en los indicadores normales de una nación que cuenta con recursos naturales, desarrollo tecnológico, acceso a la educación, servicios básicos y que hasta se da el lujo de contar con parte de los empresarios más acaudalados del mundo.

Bajo este escenario, de que según esto 4 de cada 10 mexicanos son pobres, no tenemos más que buscar la sustentabilidad económica por grupos y regiones (si, como si viviéramos en la antigua Mesopotamia) puesto que no existen condiciones de estabilidad para que todo el país goce de un bienestar en los bolsillos.

http://twitter.com/laloflu