Intelecto Opuesto

¿Aceptarán la negociación única?

Tras reunirse con el Presidente Enrique Peña Nieto, los gobernadores parecen haberse sacudido una carga mental de cómo exponer el tema de la negociación con el SNTE en cada uno de sus estados sin que se trastocara el entorno político.

Para beneplácito de los gobernantes, el mandatario nacional está en la misma sintonía que ellos y no teme salir raspado con el gremio docente del país al buscar implementar una nueva forma de negociación salarial.

De entrada, el mensaje fue claro por parte de Los Pinos: la implementación de la Reforma Educativa deberá promover en los estados la armonización de las legislaciones locales, que permita tener escuelas de calidad, dignas y con mayor capacitación para los docentes.

En este punto, los gobernadores se llevan la tarea de buscar la firma de convenios para eliminar la doble negociación salarial y de prestaciones con el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación; es decir, que la intención de Peña Nieto es que no existan más pliegos petitorios, ni emplazamientos, condicionados a la entrega de recursos de parte de las entidades de la República.

La propuesta recae en lo que será el Fondo de Aportaciones de Nómina Educativa y Gasto de Operación, para que sea entonces el gobierno federal quien asuma la responsabilidad de la negociación con el SNTE a nivel nacional. También, los incrementos salariales y de prestaciones de los maestros estatales se deberán ajustar de forma automática a lo que defina la SEP federal y el SNTE.

De igual forma, los gobernadores tendrán la labor de optimizar la conciliación, la cual debe estar concluida a más tardar el 30 de junio, para que los recursos se contemplen en el Presupuesto de Egresos de la Federación del próximo año.

El desafío en este nuevo proyecto consiste en saber qué dirán las diferentes secciones del sindicato, sus representantes y los propios docentes.

Aunque se intente alejarse de la grilla, el tema magisterial siempre va a ir de la mano de la negociación política, partidista, de buscar acuerdos. ¿Aceptará o ya aceptó completamente el líder magisterial Juan Díaz de la Torre el acceder a una negociación única para los incrementos salariales y las peticiones anuales en los estados?

¿Quién determinará cuánto recurso se le asigna, por ejemplo, a la Sección 15 de Hidalgo, desde el gobierno federal y la SEP?

No sabemos pues que podría pasar si los maestros agremiados se niegan a este sistema de asignación administrativa, que va más allá de lo que significa el sindicato en instancias locales. Para los gobiernos estatales es una maravilla el no tener que ver asuntos de peticiones presupuestales; para los docentes, de poco o nada les servirá una oficina sindical en sus regiones en donde no van a poder negociar absolutamente nada.

http://twitter.com/laloflu