ADN mexiquense

El reparto de cuotas electorales

Los tiempos están establecidos, las cuotas también, los grupos políticos saben cuáles son sus posibilidades reales de alcanzar un cierto número de candidaturas y de esas en donde hay amplias posibilidades de alzarse con el triunfo y en las que sólo ganarán la posición para mantener la hegemonía dentro de cada partido.

En el PRI, los ex gobernadores ya han presentado sus listas para acomodar a sus piezas, de ellos el que más beneficios tendrá será Arturo Montiel, por su ascendencia sobre el actual mandatario; y porque ha sabido colocar en puntos clave dentro el Partido y del aparato burocrático gubernamental a sus alfiles.

Otro ex mandatario con ascendencia es Emilio Chuayffet, quien se disputa con su sucesor César Camacho, la presidencia municipal de Toluca, pues ambos quieren colocar a uno de sus alfiles. El asunto es que el gobernador Eruviel Ávila también tiene puesta la mira en la capital mexiquense y quiere que llegue uno de los suyos.

Ignacio Pichardo y Alfredo Del Mazo, ya colocaron a sus respectivos vástagos y también han recomendado a uno que otro para presidentes municipales y a diputados locales.

Obvio que Del Mazo, tiene claro que esta debe ser la vencida para que su hijo sea el sucesor de Ávila Villegas y se convierta el tercero en la dinastía de ese apellido en ocupar la gubernatura. Dice que se la deben.

Pero por encima de los ex gobernadores y del mandatario en turno, está quien hoy encabeza la presidencia y el lleva mano, y seguramente el que le hable más bonito al oído será el que pueda alcanzar sus objetivos y aquí me refiero sólo a la capital mexiquense.

En el PAN, las cosas están dadas para que la mayor parte del pastel se lo lleven Ulises Ramírez y Gustavo Parra, dejando a los otros grupos que apenas si se asoman las migajas, pues ellos dos son los que decidirán quién sí y quién no.

Y una prueba es Toluca, donde Juan Rodolfo Sánchez Gómez lleva todas las de ganar a pesar de los intentos por evitarlo de los panistas que se sentían dueños del partido en Toluca.

Por lo que toca al PRD, muchos creen que estas es la última elección en la que este partido llega en condiciones de competir, pero no con posibilidades de alzarse con triunfos, pues su historia inmediata lo coloca como un partido poco fiable.

Y obvio el ganador de esa caída libre del PRD será MORENA, quien logrará aglutinar lo que el PRD ya no podrá mantener.

El Partido Verde, tiene seguro sus cuatro diputados y 8 alcaldes en la alianza que hará con el PRI, Nueva Alianza repetirá con dos legisladores y quizá tres alcaldes del PRI disfrazados con el membrete de PANAL.

El PT y Movimiento Ciudadano, se acomodarán para mantener su registro.